Archivo de la categoría: Politica Nacional

El caso Cervecería Nacional y la justicia en Ecuador

Uno de los principales problemas-raíz en nuestro país -y en Latinoamérica en general- es que nuestra legislación es ampliamente atentatoria a los derechos fundamentales, que son: vida, libertad y propiedad.  (Una frase criolla ilustra muy bien esta situación: "Tiene razón, pero igual va preso…")  Además, por si no fuera suficiente, las cortes y sus funcionarios no gozan de prestigio -según lo han demostrado encuestas a nivel latinoamericano donde las cortes ecuatorianas salen muy mal paradas.  Como resultado, para muchos de nosotros es difícil de creer que en los fallos judiciales se observan la letra y espíritu de la ley, ni qué decir de que realmente se imponga justicia a través de ellos.

He escuchado a amigos abogados decir -muy sueltos de huesos- frases como 'en el Ecuador no hay justicia' o referirse al edificio de la Corte Superior como 'el palacio de la moneda'.  Y nadie se escandaliza por ello.

Esto nos lleva al polémico caso de Cervecería Nacional.  Frente a los supuestos abusos de la empresa hacia un grupo de personas que laboraron en ella, una jueza de la Niñez y Adolescencia emitió un fallo que inhabilitaba la operación total de la cervecería, causando graves perjuicios a los dueños, empleados, proveedores y distribuidores.  La jueza en mención no tendría jurisdicción para tratar un tema laboral, y la sanción era, por lo menos, desproporcionada.

Frente a esto, la cervecería apela el fallo ante la Corte Constitucional y esta lo deja sin efecto.  Pocas semanas después, un asambleísta de oposición presenta la copia notarizada de un cheque por medio millón de dólares que la empresa giró a favor del hermano del secretario de la CC, pocos días antes de que esta dicte su sentencia.  La versión de la cervecería es que fue por honorarios.

Sin poder "alegrarme", como mencionó un amable lector del foro por esta situación, tampoco puedo ser hipócrita y poner a la empresa que produce aquel vital líquido en el banquillo de los acusados -aún cuando pesa sobre ella una grave sospecha de corrupción.  En un país donde -en efecto- no hay justicia, donde los juzgados funcionan en un edificio que tiene por mote 'palacio de la moneda', es iluso pensar que, aún teniendo razón, una persona natural o jurídica vaya a recibir justicia a través de un fallo judicial sin 'aceitar' un poco la maquinaria.

A fin de cuentas, yo quisiera tener respuestas confiables para las siguientes preguntas: ¿La demanda de los ex-trabajadores se ajusta a lo que dice la ley?  ¿Está habilitada una jueza de la Niñez y Adolescencia dictar un fallo en un caso laboral?  ¿El fallo de esa jueza es procedente?  ¿O es en realidad Cervecería Nacional quien tiene la razón en el caso?  ¿Fue la sentencia de la Corte Constitucional genuinamente válida?

No lo sabemos.  Desde lejos, me da la impresión de que han habido violaciones a la ley por parte de todos los implicados.  Y de ser así, ¿fue por necesidad, porque de otra manera es imposible trabajar en el país o hacer que se respete la normativa vigente?

El problema, obviamente, es de fondo.  Y mientras los medios están distraídos con una supuesta coima (porque en realidad, solo los involucrados saben lo que realmente pasó), una de las preguntas en la consulta propuesta por el Ejecutivo crea la figura de "enriquecimiento ilícito privado" y nadie dice nada.

A continuación una reciente columna de Ricardo Noboa donde se puede ver que muchos compartimos al menos la sospecha de que las 'autoridades competentes' (no son ni lo uno ni lo otro) extorsionan a personas naturales y jurídicas -aún en el supuesto de que tuvieran razón- para emitir sentencias.  Tal es el nivel del cinismo que ahora han dado marcha atrás sobre un fallo supuestamente inapelable.

Cerveza amarga

 

Publicado el 15/Febrero/2011 | 00:04

 

Por: Ricardo Noboa
analisis@hoy.com.ec

El caso es de Ripley. Pero desnuda el descaro con el cual se actúa desde hace ya algún tiempo en el país

A modo de Forrest Gump, el abogado corrió y corrió evadiendo a la prensa. Si no tuviera nada que ocultar, debería haber aceptado la entrevista al salir de la Fiscalía y defendido a su cliente, cual era su deber. Más aún cuando ya había cobrado sus importantes honorarios. Y el mismo día, la Corte Constitucional dejó sin efecto la sentencia. Admitiendo de esta manera su dudoso accionar, la Corte se ha puesto en entredicho. Sencillamente porque tomaron el típico atajo político y no jurídico. Actuaron como aquellos Gobiernos que suben primero y luego bajan la gasolina o el gas. Siendo la máxima instancia legal del país, la que crea jurisprudencias que nadie puede cambiar, la que se convirtió en verdadero Sanedrín después de la Constituyente, resolvió, ante el escándalo publico, anular su sentencia. Actuó igual que el Forrest Gump criollo, corriéndole a la responsabilidad, evadiendo el deber del juez de explicar a la sociedad la motivación de sus providencias.

La Cervecería no es cualquier empresa. Es una empresa símbolo. Fabrica la marca comercial quizá mas importante del país, su producto es consumido por millones de ecuatorianos, sobre todo en la Costa, en donde una "biela" helada es básica con el cebiche después, paradójicamente, de hacer deporte. Su contribución al Fisco ha sido trascendental y sus abogados en los tribunales han sido juristas de la talla, por ejemplo, del doctor Ramón Vela Cobo. Y, de paso, la causa, en mi opinión, era justa, pues los ex trabajadores de una empresa tienen que acudir a la Justicia ordinaria para reclamar sus utilidades, en caso de tener derecho.

Pretender acortar distancias para obtener resoluciones rápidas a través de acciones de protección constituye un engaño a la comunidad, pues pretenden hacernos pensar que un eventual derecho económico -cual es percibir utilidades- constituye un derecho fundamental que no puede ser remediado por los jueces ordinarios, lo que es mentira. Tanto el Código del Trabajo como la antigua Corte Suprema de Justicia y las resoluciones administrativas remiten a los ex trabajadores de una empresa a los jueces del trabajo para que resuelvan tales conflictos. Resolver este particular y definir que aquella jueza de la Niñez que prohibió la comercialización de las marcas actuó mal, era elemental. Y además el caso contaba con el respaldo de la opinión publica, que observó absorta cómo una jueza especializada en divorcios y alimentos prohibió la comercialización de la Pilsener. Evidentemente, pagar y cobrar una coima, cualquiera que esta sea, está muy mal. Pero ¡qué corrupción más sinvergüenza esta que, al menos de lo que parece, ha facturado por dictar una resolución básica, dado que no se necesitaban mayores conocimientos para resolverla! Y qué ingenua la empresa al pensar que la contratación de un abogado graduado antes de ayer en una universidad a distancia, hermano del secretario de la Corte, a quien se le paga muchísimo dinero, no iba a generar un escándalo público.

El caso es de Ripley. Pero desnuda el descaro con el cual se actúa desde hace ya algún tiempo en el país. Esta Corte, que empezó como tribunal y se transformó sin derecho alguno en Corte Constitucional, tiene mucho que explicar. Y su autoridad moral para resolver graves problemas nacionales esta seriamente cuestionada.

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/cerveza-amarga-458655.html

 

Por el momento, muy poco y muy tarde

Más vale tarde que nunca…  Pero no es suficiente.  Por tibio y extemporáneo, el gesto de Ruptura 25 de separarse del gobierno a estas alturas, con un escueto comunicado en rueda de prensa y sin responder preguntas, hoy sirve (y les sirve) de muy poco.  Dicen que no pasarán a la oposición.  Me provoca risa esa afirmación, ¿pretenden ignorar el hecho de que para este régimen el que no se allana a sus designios es un enemigo al cual eliminar, o al menos, calumniar?

Si al menos hubieran sido un poco más enérgicos…  Mas no pueden, tienen el rabo de paja.  Después de hacerse de la vista gorda y colaborar con lo que a las claras y desde hace mucho tiempo es un proyecto totalitario y empobrecedor, es muy difícil ahora rasgarse las vestiduras sin ridiculizarse más de lo que ya están.

Les concedo las buenas intenciones iniciales y un alto coeficiente intelectual.  Pero su complicidad en la redacción de un 'documento' que de 'Constitución' solo tiene el título, y su colaboración activa en un gobierno sin dios ni ley muestra que tienen una visión política que no le hace justicia a sus privilegiadas preparación, capacidad y oportunidades .  Incapaces de anticiparse a las implicaciones de llevar al poder a un individuo con las evidentes taras de que hizo gala Correa durante su campaña, fueron además obsecuentes con los burdos -pero efectivos- ataques de este a la poca institucionalidad que le quedaba al país.

Es cierto que en política hay que ceder para poder avanzar, pero R25 se separa cuando el retroceso es evidente y habiendo entregado casi todo lo que podían ofrecer.  Obteniendo muy poco, para el país y para sí mismos.  Así como una marca se arruina cuando la gente percibe que el producto no cumple lo que promete, R25 está de momento liquidada.  Tendrán que revivirla, reinventarse sus líderes, si es que quieren y pueden.  De mi parte les sugiero curarse de ese anacrónico desarrollismo paternalista que es, a fin de cuentas, nada más que una mutación políticamente correcta de la mentalidad feudalista que desde hace tanto tiempo mantiene al Ecuador al margen del desarrollo y la prosperidad.

Creo sin temor a equivocarme que, en el fondo, comparto con quienes hacen R25 el anhelo de mejores días para el Ecuador.  ¿Les servirá esto para darse cuenta de que tienen que replantearse todo desde el comienzo?  ¿Serán capaces de reconocer, al menos en su fuero interno, de que la 'Constitución' de Montecristi es una afrenta histórica?  ¿Estarán dispuestos a reconocer las virtudes y beneficios de un capitalismo sin privilegios como la más efectiva arma para el combate a la pobreza estructural que se vive en el Ecuador?  ¿Comprenderán que, en términos políticos y económicos, no tenemos que reinventar la rueda, sino empezar a usarla y difundirla?

Creo también que las personas merecen una segunda oportunidad, más si han mostrado destellos de lucidez.  El desafío está claro.  Tienen toda una vida para rectificar.

A los mineros chilenos los salvó el capitalismo.

Estimados Bloggeros, si los mineros chilenos hubieran dependido de la invistigacion cientifica de la compañia estatal minera chilena  , o de compañias como Petroecuador o PDVSA, probablemente estuvieran todavia enterrados. A Dios gracias existe el Capitalismo que al final salvo a los mineros de Chile. Comparen con lo que está pasando en Ecuador.

  

Por Daniel Henninger

Hay que decirlo. El rescate de los mineros chilenos es una enorme victoria para el capitalismo de libre mercado.

Entre la ilimitada alegría humana por el rescate de los mineros, puede parecer maleducado decir algo así. Es maleducado. Son tiempos maleducados, y lo que está en juego es mucho.

En Estados Unidos, con una tasa de desempleo del 9,6%, un electorado notablemente molesto acudirá a las urnas dentro de poco y rechazará a un partido político a favor de otro. El presidente de Estados Unidos hace campaña por todo el país haciendo el mismo comentario en casi todas partes:

"La idea básica es que si tenemos una fe ciega en el mercado y dejamos que las corporaciones hagan lo que quieran y dejamos que los demás se las apañen por su cuenta, entonces América de alguna manera va a crecer y prosperar automáticamente".

Sí claro. Ésta es una caricatura de la idea básica, pero básicamente es correcta. Pregúntenselo a los mineros.

Si estos mineros hubieran estado atrapados a 700 metros de profundidad hace 25 años en cualquier sitio del planeta, estarían muertos. ¿Qué pasó en los últimos 25 años que significó la diferencia entre la vida y la muerte para esos hombres?

La respuesta corta: el cabezal del taladro de Center Rock.

Ese es el taladro milagroso que llegó hasta los mineros atrapados. Center Rock Inc. es una compañía privada de Berlin, Pensilvania, con 74 empleados. La perforadora que usó el taladro fue construida por Schramm Inc. en West Chester, Pensilvania. Al tener conocimiento del desastre, el presidente de Center Rock, Brandon Fisher, llamó a los chilenos para ofrecer su taladro. Chile aceptó. Los mineros están vivos.

La respuesta larga: El taladro de Center Rock, hasta este momento no mostrado aún en sitios web como Engadget o Gizmodo, es de hecho una resistente pieza de tecnología desarrollada por una pequeña compañía que está en el negocio para hacer dinero, para obtener ganancias. Por eso innnovaron en la perforación con martillos. Si hacen dinero, pueden hacer más innovaciones.

Esta dinámica entre innovación y ganancias está por todas partes en la mina chilena. El cable de alta resistencia que giraba alrededor de la rueda colocada sobre esa simple plataforma es alemán. Japón proveyó el cable de fibra óptica superflexible que unía a los mineros con el mundo exterior.

Un destacable artículo del periodista del Journal Matt Moffett era un compendio de las sorprendentes cosas que aparecieron en el desierto de Atacama desde las distantes esquinas del capitalismo.

Samsung, de Corea del Sur, proveyó un teléfono celular que tiene su propio proyector. Jeffrey Gabbay, el fundador de Cupron Inc. en Richmond, Virginia, entregó medias hechas con fibra de cobre que consumían las bacterias de la comida y minimizaban los olores y las infecciones.

El ministro de Salud de Chile, Jaime Manalich, dijo "Nunca me había dado cuenta que esas cosas realmente existían".

Así es. En una economía abierta, usted nunca sabrá que hay por ahí en la vanguardia del desarrollo de esta u otra industria. Pero la realidad detrás de los milagros es la misma: alguien innova con algo que es útil, gana dinero con ello y vuelve a innovar o alguien diferente supera ese invento. La mayor parte del tiempo, nadie lo nota. Todo lo que esto hace es crear empleos, riqueza y bienestar. Pero sin este sistema funcionando en el trasfondo, sin el progreso que año tras año se asienta en esas innovaciones capitalistas, esos mineros atrapados estarían muertos.

Algunos pueden disgustarse por estos triunfalistas comentarios sobre el capitalismo de libre mercado. ¿Porqué hacerlos ahora?

Aquí está el porqué. Cuando una catástrofe como ésta ocurre —otras que vienen a la mente son la explosión del pozo marino de BP, el huracán Katrina, varios desastres en China— los gobiernos ponen todas sus fichas en el medio de la mesa. Chile tiene éxito (se reconstruyó tras el terremoto de febrero a una velocidad fenomenal). China tropieza. Dos administraciones estadounidenses dejan al público ansioso a medida que se tambalean tratando de salir del lío.

Aún así, lo que la clase política entiende es que todos estos desastres se diluyen finalmente y que la vida en un país desarrollado vuelve a una normalidad tolerable. Si la administración Obama se niega a completar los acuerdos de libre comercio con Colombia, Corea del Sur y Panamá, no pasa nada. Es solamente política.

Pero eso no es verdad. Enderezar la economía de un país es más importante ahora que en ningún otro momento desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Chile, Colombia, Perú y Brasil se están adelantando al resto de sus desventurados vecinos sudamericanos. China, India y otros están simplemente copiando o comprando los logros de Occidente.

Estados Unidos tiene un gobierno guiado por una mentalidad obsesionada por los millonarios y dado a burlarse de "nuestra ciega fe en el mercado". En un mundo que se mueve a gran velocidad, lleno de países que quieren alcanzarnos o superarnos, este tipo de política es una perdida de tiempo.

El rescate de los mineros es un momento emocionante para Chile, una demostración de su creciente estatus. Pero estoy pensando en ese equipo de 74 personas, en Berlín, Pensilvania, cuyo taladro abrió la tierra para liberar a los mineros. Usted sabe que hay decenas de miles de historias como ésta en Estados Unidos tan grandes como Google y pequeñas como Center Rock. Me alegro que una de ellas ayudó a salvar a los chilenos. Lo que se necesita ahora es un nuevo modelo económico estadounidense que permita a nuestros innovadores rescatarnos al resto de nosotros.

 

Comprendo, pero yo no como esos cuentos

No puedo decir todo lo que hace Rafael Correa está mal: gran parte del crecimiento del presupuesto estatal es para costear el incremento de médicos y profesores asignados a hospitales y escuelas públicas.  Y no me atrevería a decir que antes la política se manejaba bien; mucho menos negaría que los ecuatorianos queremos un cambio.

Por eso comprendo que todavía existe –y seguirá existiendo– una gran cantidad de compatriotas que tienen muchas esperanzas en Correa; que lo ven como el único capaz acabar con la serie de vicios que caracterizan a la política ecuatoriana.  Ven en el presidente a un verdadero patriota, comprometido con los más débiles y valiente frente a las mafias que saquearon el país.  Un presidente que si bien es vehemente y muchas veces no mide sus palabras y acciones, merece el absoluto respaldo de su pueblo y el poder total del Estado.  Porque no hay otro: él es el único que puede llevar adelante el cambio que necesita el país.

Pero yo no como esos cuentos.  Existe suficiente evidencia histórica para desconfiar del poder, y mucho más de aquellos que buscan aumentarlo permanentemente, como es el caso del señor Correa. 

El actual Presidente de la República es, al fin y al cabo, un ser humano con virtudes y defectos, un mortal como cualquier otro.  A pesar de las buenas intenciones que pudiera tener, su investidura no lo convierte en un ser pleno de sabiduría y bondad.  Por el contrario, el creciente poder que ostenta lo hace –como a cualquier otra persona– más vulnerable a corromperse y ser presa de las bajas pasiones.

En vez de desconfiar del poder en sí y por sí, al presidente se lo ve intoxicado de éste.  Su reacción frente a un grupo de policías que lo abucheó muestra a un sujeto cegado por la soberbia: infatuado consigo mismo, no puede concebir que alguien lo critique o le haga un desplante.  En su visión distorsionada de la realidad, después del desprecio sólo existe la muerte.  Fácilmente se puede leer entre líneas: "si no me respetan, entonces vengan a matarme".  (Si alguien dice que fue cosa del momento, lo reto a que demuestre que el señor Presidente reconoce oportunamente que se equivocó en su reacción.)

Creer ciegamente en Rafael Correa, o en cualquier persona, es desconfiar de uno mismo.  Esperar que los problemas de pobreza e injusticia se resuelvan por medio de la gestión de un "iluminado" o grupo de "iluminados" es ilusorio.  (La respuesta está en un marco de respeto, libertad y responsabilidad que permita a cada persona desarrollarse y vivir de acuerdo a su esfuerzo y aspiraciones.)

Por el camino que va, este presidente dejará al país peor de lo que lo recibió.  Había una débil institucionalidad, mas ahora casi no existe porque está subyugada a la voluntad del primer mandatario.  La poca libertad económica solo permitía avances tímidos contra la pobreza, pero ahora incluso esa poca libertad la han coartado por varios frentes, dejándonos un Estado que gasta más, con ciudadanos obligados a gastar menos.  Las cortes no funcionaban como debían por falta de transparencia y presupuesto; ahora hay más presupuesto, pero menos seguridad jurídica.  La producción petrolera crecía poco, ahora decrece.  Teníamos importantes egresos por pago de una deuda de largo plazo, calificada de "ilegítima"; ahora tenemos que endeudarnos caro y a corto plazo, porque no hay con qué terminar de tapar un déficit de 4000 millones de dólares.  La lista sigue, pero está bastante claro el panorama para los que lo quieran ver e investigar.

 

 

 

Puedo sentir antipatía hacia Rafael Correa, o no.  Puedo creer que conduce la economía responsablemente, o sospechar que terminará con la dolarización y le echará la culpa a otros.  Puedo mofarme de sus discursos, o sentirme inspirado por ellos.  Puedo creer que fue secuestrado y no había otra alternativa que un rescate sangriento, o puedo pensar que no había razón alguna para ordenar una incursión armada en un hospital.  Puedo pensar que sus palabras frente a sus simpatizantes la noche del 30 de septiembre fueron sinceras, o no creerle ni lo que se persina.

En todo caso, me reservo el derecho de no comer cuentos si puedo evitarlo.

Tiempo de duelo y reflexión

Froilan

Mis condolencias a la familia del agente del GOE, Froilán Jiménez, fallecido frente al Hospital Militar.  No puedo siquiera imaginar el dolor, no solo de perder a un ser querido, sino de ser testigos vía televisiva de sus últimos momentos.

Tristemente, las últimas noticias indican que hay al menos un fallecido más en filas policiales y uno en filas militares.  Mi solidaridad, también, con sus familias.

No esperé jamás una huelga de policías, y mucho menos el enfrentamiento fratricida con efectivos militares.  Lo que no me ha extrañado es el oportunismo del régimen para tratar de sacar réditos políticos de la situación.  Aunque hablaron de un día triste, lo que se vio en la Plaza Grande tenía más apariencia de alarde de popularidad que de otra cosa.

Me queda la sensación de que casi todo fue una puesta en escena, y que la tropa policial fue manipulada y traicionada varias veces durante el día.  

La Nueva Derecha

En este blog somos defensores de la derecha económica, del libre mercado, de los derechos individuales sobre los derechos del Estado, de la empresa privada, etc.  Pero luego miramos a los que representan a la derecha, a la empresa privada, al libre mercado, etc, que vemos: ex políticos, narcotraficantes, niños mimados, gente tonta que creen que por que heredaron o robaron sin dejar rastro les da derecho a atropellar a los demas, saltarse reglas, etc.

La derecha se ha dejado corromper, ha sido infiltrada por una tarea de inutiles que no tienen la fuerza para luchar, despues de todo para luchar hay que levantarse antes de las 10 de la mañana y sacrificarse un poco.

Creo que morire defensor de la derecha, del libre mercado y demas, pero muchos dias tengo que pensarlo muchas veces antes de defender a esta tarea de vagos y pillos que se han adueñado de la franquicia en Latinoamericana. Cada país que visito, veo a los representante de cámaras, foros, etc, con hermosos discursos y grandes presentación.   Luego me reúno con amigos, conocidos, socios y pregunto por estas maravillosas personas qe he visto en radio y televisión.  La verdad es casi siempre la misma: ex ministro, ex diputado, ex policía, heredo todo, hizo un negociado en el gobierno de……., etc, etc, etc.  Se acaba la ilusión.

Nota: se que hay muchos empresarios valiosos, gente trabajadora que ha salido adelante con mucho esfuerzo, se que hay políticos honestos, policías que arriesgan la vida por un sueldo misero, y merecen admiración y respeto, pero se han dejado desplazar.

Persona Non Grata

Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen, pierden el respeto. Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799).

Desde la primera presidencia en el 2007 hasta esta segunda en el 2009 se ha venido observando por parte del gobierno de turno continuas arremetidas contra instituciones guayaquileñas que prestan mejores servicios teniendo gran acogida, yendo desde el registro civil hasta el alma mater del actual mandatario, la Universidad Católica de Guayaquil. Estatizó el diario El Telégrafo (ahora produce pérdidas y ni regalado lo leen) y arremete cuando tiene oportunidad contra el diario El Universo. Propició el odio contra la ciudad por parte de grupos peninsulares respaldado por un decreto “separatista” liderado por un guayasense enfrentando a dos regiones (a pesar de estar en desacuerdo, firmó el decreto, ¿porqué?, ¿por votos?). Se pudo ver en imágenes como se pasaban por testículos y trasero la bandera de Guayaquil… ¿levantó el autoestima de quienes lo hicieron? ¿viven mejor ahora?

Se ha irrespetado a la mujer no solo guayaquileña sino a jóvenes estudiantes y hermanos ecuatorianos que inclusive viven en el extranjero con epítetos como: “vieja pelucona”, “loca pelucona”, “majadera”, “por idiotas como tú”, etc. Nada valiente y varonil hacerlo escudado por el poder, con guardaespaldas y chaleco antibalas. A Jaime Nebot lo he visto llegar al aeropuerto J.J. Olmedo de Guayaquil con su guayabera y unos pocos allegados. El mismo Rodrigo Borja en su libro “Recovecos de la Historia” cuando ocupaba la presidencia comenta: “[…] solía cerrar mis despacho cerca de las doce de la noche […] y con una cierta frecuencia, […] salía a caminar por las viejas calles cercanas al Palacio […] Lo hacía absolutamente solo”. Unos periodistas colombianos queriendo comprobar aquello lo interceptan para decirle: ¡En Colombia esto sería impensable! (pág. 304-307, 1era. Edición, 2003).

La inseguridad actualmente ha repuntado, coincidentemente en este gobierno y luego de las interpretaciones de robo y hurto que se dieron en las reformas al Código de Procedimiento Penal y Código Penal, vigentes desde el 24 de marzo de 2009. Para ciertos políticos el actual tema de inseguridad antes era una simple “percepción” para pasar a un “aparente auge delincuencial”. Estas personitas hacen recordar al refrán: Haga trabajar a un político, ¡no lo vote! Las denuncias de negociados en los pativideos, los diputados de alquiler (o de los manteles), el ministro de los diezmos, guerrilleras extranjeras liberadas, el caso Chauvin, denuncias de contratos a dedos con el pretexto de las emergencias, caso tragamonedas Invermun, entre otros, pasan como si nada, no hay detenidos, haciendo recordar otro dicho: ¡No robes. El Gobierno odia la competencia!

En la capital Su Majestad ya obtiene resistencia cuando la mandante Verónica Acosta le pidió al mandatario que trabaje, que ya se acabó la campaña, éste le respondió “vieja pelucona” ; otro en cambio hasta le hizo “un ademán” cuando pasaba su comitiva, pero enseguida al ciudadano mandante lo estuvieron persiguiendo para meterlo preso por ofender a Su Majestad. En Guayaquil al menos un grupo cívico se les acabó la paciencia declarando persona no grata al presidente Rafael Correa Delgado. Resultado: dos dirigentes de aquel grupo detenidos y ¿acusados de qué?, de “separatismo”. No por algo se meciona que en el país tenemos persegidos y ahora presos políticos. Se pretende sembrar el terror como política de estado como siguiendo el librito Il Principe (1513) de Niccolo Machiavelli. Cuando el respeto se lo quiere imponer, en lugar de ganárselo, algo anda mal. ¡Lamentable!

Habría amado la libertad, creo yo, en cualquier época, pero en los tiempos en que vivimos me siento inclinado a adorarla. Alexis de Tocqueville