Las quejas del Sr. Ministro

Ayer miércoles 15, en la noche, el IDE, organizó una conferencia coloquio, dictada por el Ministro de Finanzas, Ec. Mauricio Yépez. Tuve la oportunidad de asistir como miembro del programa de continuidad. Los primeros sesenta minutos le dan el título a este post …… y no en un sentido totalmente pesimista, sin embargo dejó en claro que se han cometido muchas irresponsabildades: el aumento desproporcionado de las pensiones, el déficit actuarial del IESS, los acuerdos con UNE, servidores de la salud, municipios, etc. También se indicó el costo que podría tener la “patriótica” tesis de declarar vencido contratos con la occidental: posibles cierre de líneas de crédito, sanciones comerciales, arancelarias, etc. Indicaba la necesidad, aunque poco probable, que el congreso apruebe la ley de electrificación, una vez aprobada ésta, en caso de aprobarse, volvería a insistir en la ley del sector petrolero, y en las reformas a la seguridad social, como herramientas necesarias para el crecimiento económico. Pero en general no lo noté muy convencido de tener éxito en ninguna de las tres. Subrayó la importancia de mejorar el nivel de productividad del país.

En general, creo que está muy consciente de los cambios que debe haber en el país, cree en ellos, sin embargo no parecen muy viables en las condiciones políticas actuales.

Anuncios

5 thoughts on “Las quejas del Sr. Ministro

  1. Se ve que el Ministro Yépez tiene claridad sobre ciertos temas que son claves para el desarrollo del país, lo cual me parece positivo. De hecho, creo que en repetidas ocasiones hemos tenido autoridades económicas con credenciales y habilidades muy adecuadas para sus responsabilidades, pero, al igual que en el caso del Ministro Yépez, se encuentran con el candado de un sistema político que busca su perpetuación. En mi opinión una de las trabas más importantes radica en el sistema legislativo, como lo apunta Andrés en alguno de sus comentarios. Sin embargo, aun con una reducción del número de diputados, como sugiere Andrés, no me queda claro de que se terminen implementando reformas que considero críticas – reforma del seguro social, marco de inversión en el sector petrolero, autonomías, reducción del aparato estatal, etc. Me pregunto si sería viable optar por una alternativa como la que intentó recientemente Álvaro Uribe en Colombia y someter a referéndum estas reformas, para así evitar el corroído sistema político – sin que eso quite que en el tiempo busquemos reformar el propio sistema político. En Colombia, desafortunadamente, el referéndum no tuvo el éxito esperado, lo cual deja lecciones a ser aprendidas. Pero pienso que en un escenario con un líder fuerte en la presidencia, y la aplicación del peso político y económico de los sectores pro-reforma tendrían mayor posibilidad de ser adoptadas dichas reformas por esta vía (también democrática) que por la tradicional vía del congreso.

  2. De hecho este régimen ha tenido algunas figuras que saben cuales son las reformas que hay que hacer. Gente que de buena fe ha entrado a colaborar en el gobierno creyendo las ofertas del Ingeniero Coronel.
    El problema es que todos se dan cuenta tarde o temprano en la tendencia que tiene en hacer promesas a quien considere importante para lograr sus objetivos pero dificultad en dejar de alguna manera que dichas reformas se lleven a cabo.
    Si bien estoy de acuerdo en que el problema es político en nuestro país y en la atomización de las fuerzas políticas, estoy en desacuerdo con un régimen presidencialistas mas fuerte. Solo reflexionemos en lo siguiente. ¿Qué pasaría si el ingeniero coronel tuviera mano abierta para hacer lo que quiera pasandose encima del congreso? ¿Alguien en su sano juicio cree que sería capaz de hacer algo positivo?
    El problemas es mas de fondo y amerita ser examinado con detenimiento. Si bien la estructura política actual evita que podamos hacer reformas amplias a menos que haya un consenso mas generalizado, tambien la estructura política actual nos ha protegido de las aventuras de Gutierrez. Pensemos un poquito con los presidentes que hemos tenido que hubiera pasado si hubieran tenido mano abierta para hacer todo lo que proponían?

  3. El esquema del que hablo no es un “régimen presidencialista” distinto al que ya tenemos hoy en día. La capacidad de llamar a consulta la tiene el Ingeniero Coronel. De lo que estoy hablando es de que necesitamos un presidente con liderazgo, que con el apoyo de su electorado y de sectores como el productivo nos saquen del candado del que somos presos gracias no solo a la atomización política sino también gracias a los intereses que sindicalistas y pipones defienden a toda costa – problemas que se potencian cuando se intentan aprobar reformas en el Congreso. Por eso la inquietud de si en ese escenario la respuesta estará en la utilización de la figura del referéndum. Veo que tu respuesta es no. Lo que no veo es la alternativa que propones para lograr implementar las críticas reformas que hoy no se han logrado implementar gracias a nuestro sistema político.

  4. El ministro depende del presidente y este depende del congreso, si el ministro sabe tanto y esta de acuerdo con la derecha por que no lo ha hecho publico, si esta tan en desacuerdo con el regimen por que no se va a su casa???? Nos volvemos complices del sistema cuando ayudamos a construirlo, el ministro, aunque capaz ecnomista, no esta ayudando a un nuevo Ecuador. Esta ayudando con su “talento” a endeudarnos mas. El camino al infierno esta lleno de buenas intenciones.
    El sistema que tenemos es parte del problema. Aunque a veces se dice que hay que arreglar el sistema, estamos en el dilema del huevo o la gallina. Si damos mas poderes al presidente este podra hacer mas mal o mas bien. Tenemos miedo que se vuelva como Chavez, pero al mismo tiempo con el sistema actual el presidente es un rehen del congreso, un congreso demasiado numeroso para poder ser manejado, hay muchos intereses pequenos y egoistas, muchas agendas secretas y muchos que viven de esto.
    El presidente necesita un congreso mas pequeno, y tambien necesitamos un presidente mas preparado, nuestros ultimos presidentes han sido improvisados candidatos, que de tener un sistema mas fuerte hubiesen hecho burradas mas grandes. Imaginemos a Mahuad con mas poder, o a Borja, no hablemos de Hurtado.

  5. La verdad es que la discusión de como hacemos para salir del empantamiento si vía mas poder al congreso o mas poder al presidente es toda una discusión larga que hay que hacer. Algo que se ve en Inglaterra y que con mi hermano he reflexionado (el es politólogo) es sobre el sistema parlamentario. En dicho sistema el presidente o rey o como se le quiera llamar es mas decorativo que ejecutivo. Quien tiene el poder real es el primer ministro. Esto asegura que el primer ministro sea el jefe de la mayoría y por lo tanto el que tiene poder de llevar adelante los cambios. Si por alguna razón el primer ministro empieza a hacer burradas reemplazarlo es facil, pues es cuestión de armar una nueva mayoría. En nuestro sistema cada vez que el presidente quiere hacer mas de la cuenta viene la pregunta de como lo sacamos y como mantenemos el orden constitucional. Italia hasta que llegó Berlusconi tuvo mas Primeros Ministros que años en ese periodo. Sin embargo el país no se detenía y todo seguía funcionando. Por otro lado los Alemanes y los Ingleses han tenidos pocos primeros ministros (o cancilleres) en esos periodos y generalmente acaban los periodos porque pierden apoyo de la mayoría. Esto tal vez nos permitiría de acuerdo a como está el nivel de cultura política de nuestra población mantener por largos periodos a los buenos gobernantes y deshacernos rapidamente y sin dolor de los malos. Estados Unidos tiene un sistema presidencialista, pero es un país que tiene un estado de derecho mas sólido y mas serio que el nuestro. El sistema de ellos es el common law y las cortes hacen un gran contrapeso al poder del presidente y del congreso y dan cierta estabilidad y continuidad al sistema. Nuestro sistema político se parece más al Europeo que al Americano es mas legalista y más basado en el derecho positivo que en el derecho natural. Por ese motivo es que creo que por ahi puede estar nuestra falla. Hemos tratado de hacer una mezcla de sistemas (Europeo y Americano) y nos hemos quedado con un sistema que pareciera no caminar. Esto creo que es válido para toda latinomérica que tiene raices y problemas comunes. La excepción es Chile que con excepción del gobierno de Allende y la posterior dictadura de Pinochet ha sido mas parecido al sistema americano en el sentido de hay un sistema judicial que aunque en origen es igual al nuestro tiene peso y relevancia.

Los comentarios están cerrados.