NO pasa nada

Los Estados Unidos pasa por una de las mayores crisis económicas, similar a la gran depresión de 1929, la cual venía siendo advertida. Asimismo, hace más o menos un lustro se venía advirtiendo la actual crisis norteamericana que afecta a la economía mundial. Las tasas de interés no bajaron (y luego subieron) por la libre oferta y demanda, sino artificialmente, viendo maquilladamente algunos oportunidad de negocios en clientes de baja calidad (subprime). Las primeras cuotas eran bajas, para luego incrementarse, asi como las tasas de interés. Aunque prestamistas y prestatarios lo sabían, los participantes del juego aumentaban. La burbuja financiera continuó inflandose, hasta que como un globo terminó por reventar. Después de provocado el torbellino, sale al rescate el central gringo. O sea, no importa si somos irresponsables, vendrá el papa estado a arreglar la cuestión. ¿Capitalismo salvaje, o salvataje bancario-financiero (pagado por todos para salvar a unos cuantos)?

Esto afecta el consumo de los países del primer mundo, materias primas, dentro de ello los combustibles, es decir el petróleo, del cual el país es dependiente, ya que a la inversión extranjera y al mercado el presidente Correa les dice que se “tomen una valium” y “que les vaya bonito.” Mientras las naciones empiezan a ordenar sus economías, a revisar sus presupuestos, el presidente Correa dice que la fiesta continúa. Millones de dólares en la asamblea, en las megapropagandas, al mejor estilo de Alvaro Noboa (por lo menos era su plata) despilfarrando dineros del fisco, aumentado el gasto empeorando la inflación, en lugar de limitarse a mejorar el sistema educativo, salud y demás infraestructura. NO pasa nada a la vista de los revolucionarios.

La Human Rights Watch es expulsada de Venezuela luego de presentar su informe, -“Una Década de Chávez: Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela”- por supuesta intromisión en asuntos internos. Mientras éste mismo régimen amigo de los caretucos de AP se mete en asuntos internos en Ecuador criticando a la ciudad de Guayaquil y opinando sobre el referendo en marcha, ¿dónde estará la soberanía que tanto defiende el presidente Correa? Mientras el dictador fascista Chávez se entromete y se llena la boca hablando de separatismo si en Guayaquil gana el NO, lo que es más que obvio es el Anschluss (anexión) de Ecuador al proyecto del “socialismo del siglo XXI” ideado por el alemán Heinz Dieterich, orquestado por Fidel Castro y liderado por Hugo Chávez, pues “según Ricardo Patiño el documento sentará las bases de una corriente ideológica que ya se aplica en Venezuela y Bolivia.” (El Comercio, política, sept. 19 de 2008, Gobierno cree que proyecto de nueva Constitución sentará bases del socialismo del siglo XXI).

¿NO pasa nada?

Anuncios