En el país de las maravillas

Ayer tuve la oportunidad de asistir a un evento organizado por el CSIS y el Diálogo Interamericano en el cual se presento el Ministro de Seguridad Interna Gustavo Larrea.  La temática era discutir una variedad de tópicos relacionados con la seguridad del país incluyendo temas fronterizos, lucha contra las drogas y la ley humanitaria internacional.   

Despues de escuchar toda una serie de argumentos pletóricos sobre los esfuerzos de Ecuador en la lucha contra las drogas y lo maravilloso que le va al país, no dejó de extrañarme que no hubo la más mínima mención a todos los problemas que hemos visto en estos meses en el país con la actitud de división social y violencia hacia ciertos grupos no aliados con el gobierno. 

Así que le pregunté al respecto y pueden escuchar acá la respuesta del ministro para que juzguen ustedes sus comentarios.  El audio lo edité para que esté junto mi pregunta con la respuesta del ministro.

El audio lo pueden escuchar completo en este enlace.

Tambien les pongo a continuación lo que reportó AP al respecto de mi pregunta, el subrayado es mio, ver más abajo. 

Por lo visto vivimos en el país de las maravillas, y detenciones ilegales como la de Guadalupe Llori y defendida por la HRF, (que estuvo presente y cuyo representante preguntó al respecto), no existen, son producto de nuestra imaginación afiebrada. 

July 24, 2008, 4:55PM

Ecuador quiere ayuda de EEUU, pero le negará base de Manta

Por NESTOR IKEDA

© 2008 The Associated Press

El ministro ecuatoriano de Seguridad Interna y Externa dijo el jueves que su país necesita la cooperación de Estados Unidos en inversiones y el combate a las drogas, pero continuará con su plan de negar a partir del próximo año el uso estadounidense de la base área de Manta para los vuelos de interdicción.

"Estados Unidos no aceptaría una base área de otro país en su territorio: Nosotros tampoco", dijo Gustavo Larrea. "Somos una nación y somos soberanos".

Larrea formuló sus comentarios en una conferencia vespertina organizada en forma conjunta por el Diálogo Interamericano y el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, por sus siglas en inglés), grupos de análisis político de la capital estadounidense.

Indicó que vino a pedir ayuda estadounidense para la implementación del Plan Ecuador, de desarrollo fronterizo; la lucha contra el narcotráfico, la renovación de las preferencias comerciales andinas (ATPA, por sus iniciales en inglés) que expiran en diciembre, e inversiones empresariales, pero "con pleno respeto de nuestra soberanía".

Un ecuatoriano presente entre el público le hizo notar, sin embargo, que sus gestiones estaban precedidas de casos de violación de los derechos humanos por el gobierno de Quito, el cierre de una estación de radio, expropiación de empresas y "frases ofensivas" del presidente Rafael Correa a sus opositores.

El ministro dijo que si la oposición tenía más popularidad que Correa podía votar en contra de la nueva constitución en septiembre, y aún si ganara el "sí", habrá elecciones presidenciales a comienzos del próximo año en las cuales se puede cambiar de gobierno.

Según Larrea, en el caso de la salida estadounidense de Manta se estaba "estigmatizando" a Ecuador debido a que el gobierno preparaba ese puerto marítimo para operaciones de barcos comerciales asiáticos de alto calado.

"Esas mejoras son parte de multiplicar nuestras relaciones comerciales con los pueblos del mundo", declaró. "Lo hacemos con absoluto orgullo y absoluta soberanía".

Larrea explicó que Ecuador estaba trabajando con Estados Unidos "en una transición" para que pueda retirar sus dos aviones de interdicción a otro lugar y recordó que su país, pese a haber sido reconocido por el Departamento de Estado como el líder en la captura de drogas, era "el menos favorecido en la cooperación internacional", de apenas unos tres millones de dólares.

"Yo no he venido a pedir un dólar más de cooperación", afirmó. "He venido con dignidad a decir lo que nosotros hacemos y decirles que es inaceptable una base (de Estados Unidos) en nuestro territorio porque nuestro país no lo quiere".

Explicó que la salida estadounidense no se hará por expulsión sino porque en el 2009 expira el contrato de 10 años que firmaron los gobiernos de los dos países.

"Esto no quiere decir que nosotros no vamos a seguir luchando contra el narcotráfico", dijo. "Nosotros mantendremos nuestro esfuerzo. Pero ese aeropuerto (de Manta) lo necesitamos".

Según Larrea, Ecuador asumirá las tareas de interdicción de drogas, para lo cual ha comprado dos aviones no tripulados y una decenas de lanchas de alta velocidad.

Anuncios