Decisión Judicial amenaza una de las empresas más antiguas del país.

Solo es posible gracias a nuevas reglas impuestas por la constitución de Montecristi.

Bueno señores industriales, como dicen en Venezuela, estamos en la chiquita, como dicen los gringos, estamos en 3 y 2, como decimos aca, llego la hora de la verdad. Como van a responder como gremio en la defensa de todo un sector, ante esta violacion absoluta de la seguridad juridica y todos los procesos que emanan de un principio que inclusive esta por encima de la no prescripcion de los derechos de los trabajadores, osea la : " la no retroactividad de la ley"?

Estuvo claro que una parte del documento que nacio en Montecristi estuvo dirigido a arengar a la fuerza laboral en contra de los patronos por los abusos en la tercerizacion ,conozco de compañias que enrolaban inclusive hasta 3 o 4 veces al año a sus trabajadores a diferentes tercerizadoras, pero lo que no entendieron ni los asambleistas, ni entienden funcionarios del gobierno, es que la tercerizacion es una respuesta al  caduco codigo laboral y eso no se va a reformar.

Rechazo en forma absoluta la resolucion de una jueza suplente de paralizar a una de las industrias mas emblematicas del pais, no por la compañia per se, sino por el nefasto precedente que se esta configurando. Acordemonos de las palabras de un funcionario del gobierno, en momentos de las pugnas mas algidas entre trabajadores de la Llantera Erco y sus admnistradores: cuando amenazo con nacionalizar la empresa si no se ponian de acuerdo. Sera este el desenlace de la Cerveceria…………….. ojala que la gremializacion sirva de algo y la Camara responda….o esto tendra un efecto domino.

A continuacion la noticia extraida de la revista Buro Estrategico.

Cervecería Nacional en jaque por resolución judicial

Directivos de la Cervecería en rueda de prensa.

Accionistas conocieron ayer las medidas cautelares dictadas por el juzgado noveno de la Niñez y la Adolescencia que ordenó, el pasado 26 de noviembre, el congelamiento de fondos de la empresa, la prohibición de salida del país de sus ejecutivos, y la explotación y comercialización de sus marcas estrellas. Pílsener representa el 95% del negocio de la subsidiaria de SABMiller.

Un reclamo laboral por pago de utilidades, iniciado en 2008, impide desde hoy a la Cervecería Nacional (CN) vender sus productos estrellas: Pílsener y Club. La decisión se anunció ayer en la tarde, una vez que los ejecutivos de la empresa comparecieron ante el juzgado noveno de la Mujer, Niñez y Adolescencia del Guayas.

La jueza temporal de la judicatura, Pilar Calva, dispuso, el 26 de noviembre último, la retención de las marcas de cervezas, así como la suspensión de la utilización, explotación, venta, exportación y distribución de estos productos.

También ordenó la retención de los depósitos de la cervecería en los bancos hasta por 90 millones de dólares, la prohibición de la enajenación de las acciones del grupo SABMiller Latin American Limited, quien adquirió en el 2006 casi la totalidad de la Cervecería Nacional (CN). La resolución incluyó además, la prohibición de salida del país de Roberto Jarrín, Mauricio Patiño, Sandra Rivillas, Luis Ibáñez y Martha Mata, funcionarios de la empresa.

En rueda de prensa ofrecida ayer, a las 17:00, Pedro Jarrín Tamayo, presidente ejecutivo de CN, anunció que las decisiones de la jueza Calva, obligan a los directivos de la subsidiaria de SABMiller, a reducir su fuerza de empleo.

Se trata del despido de un grupo importante de los 1.700 trabajadores que tiene la empresa; no especificaron la cifra. A eso se añade que enviarán de vacaciones inmediatamente a otra parte del personal.

“Estas decisiones de las juezas dejan sin sustento a un gran número de familias ecuatorianas, que comienzan con los trabajadores de la empresa, los trabajadores de las empresas distribuidoras, los proveedores y corta los gran parte de los ingresos de 130 mil familias de tenderos, dueños de puntos de venta del país, para los cuales la venta de cerveza es un rubro importante”, dijo Jarrín.

El presidente ejecutivo de la CN, añadió que la Cervecería suspende de forma inmediata la emisión publicitaria en todos los medios de comunicación, que tenga que ver con las marcas Pílsener y Club. Con ello se posterga de forma indefinida todos los auspicios deportivos vigentes con la Selección Nacional de Fútbol y Clubes.

También se suspenden todos los pagos a los proveedores, en vista del congelamiento de las cuentas de la empresa, la recepción de materiales y servicios de estos, así como otros contratos relacionados.

Inicialmente las medidas cautelares fueron dictadas por una funcionaria temporal, lo que fue cuestionado por los representantes de la Compañía. “Es un contrasentido que una juez de la Niñez y Adolescencia, de paso temporal, ordene la paralización de una empresa y de un caso que ha sido fallado por el Ministerio de Relaciones Laborales, por tres instancias y de manera positiva a favor de cervecería”, dijo Hernando Segura, director de Asuntos Corporativos. Pero el viernes pasado la jueza titular de ese juzgado, Daisy Aveiga, ratificó la resolución de Calva.

Los ejecutivos manifestaron que aún no está clara la duración de las medidas cautelares por lo que las acciones que tomó con respecto a sus productos son indefinidas. Aclararon que solamente queda en el mercado lo que poseen por ahora los distribuidores y detallistas, hasta agotar existencia.

La CN estima que unos 1.300 tenderos distribuyen los productos Pílsener y Club. Sus ejecutivos creen que por tanto las medidas legales afectarán a similar número de familias.

“Las decisiones judiciales representan un oscuro mensaje a los inversionistas internacionales, quienes han estado pendientes del desarrollo de este proceso, y miran con mucha preocupación la inseguridad jurídica que este tipo de decisiones genera”, indicó Jarrín.

Todo empezó en el 2008

La pugna legal por el pago de utilidades de un total de 90 millones de dólares a unos 1.200 trabajadores activos y pasivos de la Cervecería Nacional se inició en el 2008, cuando un grupo de trabajadores instauró en ese año un proceso en reclamo del pago de quince años (de 1990 al 2005).

En ese tiempo, según el secretario general del Sindicato de la CN, Roberto Sánchez Torres, no les pagaron los haberes por estar tercerizados. En agosto del 2009, los ex empleados hicieron una de sus primeras manifestaciones y luego, en julio del 2010 constituyeron el primer Sindicato de Trabajadores de la compañía.

Sánchez explicó que el 24 de julio los empleados se reunieron en Asamblea para constituir la organización que fue asentada legalmente ante el Ministerio de Relaciones Labores el 27 de julio de este año. “Al día siguiente, el 28, fuimos despedidos cuarenta trabajadores incluido yo”, afirmó el sindicalista.

La polémica se acentuó el 26 de noviembre cuando la Jueza temporal del Noveno juzgado de la Niñez dispuso las medidas cautelares.

Pero la empresa se defiende asegurando que sí pagan utilidades. Así lo afirmó Hernando Segura, vicepresidente de Asuntos Corporativos de la cervecería, tras indicar en un comunicado de prensa que los trabajadores recibieron 7.984,93 dólares de utilidades en el 2009; de carga se cancelaron 1.850,93 dólares.

El año pasado la empresa pagó un poco más de 20 millones en el rubro de utilidades, un 22% que el año anterior (2008), en el que destinaron unos 16 millones.

Paralelamente, los ex trabajadores siguen otro proceso en el juzgado 12 de lo Civil, dirigido por Pedro Iriarte, del que no se conoce resolución. Hasta ahora solo se sabe que se pidió la intervención al Ministro de Relaciones Laborales en ese caso.

Trabajadores reclaman que los dejen trabajar

Paralelamente a la protesta del sindicato, alrededor de 100 trabajadores de la Cervecería Nacional acudieronel viernes a la Corte vistiendo camisetas blancas con el logo de la empresa y gritando consignas de respaldo a la subsidiaria de SABMiller.

Un grupo de ellos ingresó al mezzanine del edificio de la Corte, para entregar en el juzgado noveno de la Niñez un comunicado en el que expresaron que se sienten muy satisfechos de ser parte de la Cervecería Nacional y que representan a más de 1.700 familias.

Explicaron que entienden las medidas ordenadas por la jueza temporal, pero que les parece que es una “manera solapada de ordenar el cierre de nuestra empresa, destruyendo así los grandes beneficios que esta lleva a cada rincón del país, atendiendo a más de 130 mil detallistas con marcas que todos nosotros, empleados, hemos visto nacer…”, señala el documento de los trabajadores.

Roberto Sánchez, Secretario del Sindicato, indicó que la presencia del otro grupo de trabajadores se debía a que fueron presionados por los ejecutivos de la Cervecería. “…Están trayendo personas obligadas, obligadas les digo porque tengo secretarios en la parte interior de la planta que me comunican todo”.

Ante estas acusaciones el personal de la Cervecería se defendió señalando que estaban por voluntad propia y que les preocupaba la paralización de la empresa. “Son ex trabajadores que no tienen que ver con la empresa, dicen cosas que no son. Ya nos colmaron, que nos manchen el nombre de la Cervecería. Tengo 19 años, estoy orgulloso de Cervecería. Hemos venido en una marcha pacífica”, afirmó Milton Navarro, líder de mantenimiento mecánico de la Cervecería Nacional.

Una gigante de la producción nacional

Cervecería Nacional opera desde hace 123 años en el país y cuenta con dos plantas, una en Quito y otra en Guayaquil que se dedica a la elaboración y comercialización de cervezas, maltas y aguas de mesa. La capacidad de producción supera los 4′000.000 de hectolitros anuales.

Además registra una nómina de 1.454 empleados directos y generan trabajo indirecto para unas 500.000 personas. Además registra 130.000 puntos de venta en todo el país

En el año 2009, Cervecería Nacional registró ventas por 423.90 millones de dólares; y en el 2008, por $ 356.10 millones. Sus activos estaban valorados en 309 millones de dólares, hasta el 2009, según una publicación de revista Vistazo de las 500 mayores empresas del Ecuador.

Las utilidades que reportaron en el 2009 fueron por 108,4 millones de dólares; y en el 2009 por $ 27.6 millones. De acuerdo a la misma publicación, es uno de los mayores contribuyentes en el país, en el 2009 generó 25.1 millones por impuesto a la renta y 18.4, en el 2008.

CN además, es subsidiaria de SABMiller PLC, desde el 2005. SABMiller es una de las mayores empresas cerveceras del mundo que opera en más de 60 países en seis continentes.

En América Latina, tiene presencia en Honduras, El Salvador, Colombia, Perú, Ecuador y Panamá. Además cuenta con 18 cervecerías con una capacidad de producción de 44,8 millones de hectolitros de cervezas, aguas y jugos.

 

Anuncios