Dinero y crédito

Diario Expreso

En economía la “tasa de interés” es el precio del crédito. En los
negocios es el precio del dinero. La “capacidad económica” es la
disponibilidad en monetario, efectiva de dinero, o bienes propios para
realizar negocios, demandar, consumir u ofertar bienes o servicios. Y
“capacidad financiera” es cuando el dinero o el crédito lo provee un
tercero.

Los negocios son una relación
tripartita. El propietario del capital (ahorrista, inversionista), el
banco o intermediario y el usuario del crédito. El crédito no se compra
ni se vende. Es un factor psicológico y de riesgo personal
(contingente.) Es la confianza que genera la persona, (respaldo moral o
material) y seriedad en cumplir sus obligaciones. Y si el proyecto
tiene rentabilidad (lucro) y el producto tiene demanda en el mercado
hay credibilidad. El usuario busca liquidez pagando la tasa de interés.

Es la disponibilidad de dinero a plazos y en efectivo, que no le
pertenece al Banco sino a otro que “invierte” (ahorrista) y que por
ello recibe un beneficio, lucro, utilidad, que se denomina “tasa
pasiva”.

El beneficiario del crédito se obliga a pagar un precio que es su
“costo financiero”. Se denomina “tasa activa”. La diferencia entre la
tasa activa y la tasa pasiva es una “brecha” (spread), que es el lucro
que obtiene el banco.
La tasa de interés activa, la pasiva y el spread dependen de la
“demanda” (requerimientos de dinero, crédito o capital) y de las
disponibilidades de dinero, capital o crédito apto: oferta.

El mercado no es una tienda, un sitio, un banco ni una casa de cambios.
El mercado son las personas que tranzan, se relacionan e interactúan
para satisfacer sus necesidades. Pueden ser dos, miles o millones de
voluntades e intereses que buscan su beneficio y conveniencia, según su
personal valoración.

El oferente del crédito puja por vender su dinero a la mayor tasa de
interés mientras que el demandante del crédito puja por comprarlo y
bajar la tasa de interés. Aunque los demandantes pujen hacia abajo, si
la demanda es mayor que la oferta, sube la tasa de interés. Y si la
oferta es creciente, aunque pujen hacia el alza, la tasa cae. Si es
lucrativo ofertar dinero, aumentan los oferentes y baja la tasa de
interés. Y si la oferta cae, sube la tasa de interés. Es la paradoja
del mercado.

Por la dolarización, hubo dinero y crédito abundantes. Cayó la tasa de
interés. Pero la inflación, causada por el gasto y deuda públicos, la
emisión de dinero (fraccionario y bonos) afectó a las expectativas y
pervirtió la oferta y demanda. “Técnicos” y políticos, extraños al
mercado, fijaron el precio de la tasa, (tasa referencial).

Al intervenir el Gobierno en el mercado financiero y crediticio,
distorsiona, altera y oculta el precio real del dinero, envilece el
crédito, genera escasez, especulación, mercado negro, usura, chulco y
agio. Hay escasez de oferta. Encarecen la producción y el consumo y
elevan el costo de oportunidad.

Anuncios