Más allá de lo evidente

La mayoría está de acuerdo que quiere un cambio, no más de lo mismo y peor con los mismos, acabar con la pobreza y creo que todos queremos mejorar nuestra situación actual.

La cosa es cómo.

El cambio no se ha visto ni de forma ni de fondo, talvez un caudillo nuevo que termina en lo mismo: tomarse los órganos de control claves, subsidios, bonos, fiesta, regálos (girando y entregando cheques del BNF para créditos personales de aduladores, y en público), insultos, vejaciones, etc.

Gente que estuvo en anteriores gobiernos, bajo la bandera verde esperanza, continuan altivos y soberanos, y supuestamente camuflados por el discurso de “manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes” ya han sido descubiertos, asi como la denunciada lista de pipones.

La pobreza no se combate atacando la riqueza, sino al contrario, se ataca y combate la pobreza creando más riquezas.

El Estado con discursos ultra-nacionalistas escoge ganadores y termina protegiendo monopolios y oligopolios privados (‘nacionales’ incluso con accionistas extranjeros y su descendencia) además de mantener monopolios públicos. Los que no quieren perder este tipo de privilegios siempre presionarán a los políticos de turno, de derecha a izquierda.

El control bajo largos y tediosos trámites burocráticos, a más de altos aranceles e impuestos, protege los privilegios, desmotiva al emprendedor y lo desincentiva aun mas entregando limosnas.

“La pereza y la falta de espíritu emprendedor florecen cuando el trabajo duro y la asunción de riesgos no reciben recompensa.” (La tiranía de los controles, por Milton y Rose Friedman)

Si en verdad queremos cambiar, se debería terminar con este tipo de privilegios de corte mercantilista que todo lo entorpece. Peor aún, un Estado socialista agrava las cosas aumentando el control, los privilegios y las limosnas: el poder y control se concentra en pocas manos y los pobres aumentan quedandose sin fuerzas para defenderse.

Al final la culpa no es del burócrata ni sus políticas, sino de quienes los eligen. Cada uno es responsable, por error o por omisión. En medio de la evidencia, unos tropiezan con la misma piedra y otros aprenden, progresan.

Anuncios