El golpe de las incautaciones

El 5 de julio del presente se presumía una incautación de bienes entre los cuales estaban los medios de comunicación TC Televisión y Gamavisión. A renglón seguido el gobierno desmiente posible embargo a TC Televisión. El 8 de julio se desmiente el desmentido incautandose los bienes. En los medios incautados son designados colaboradores de Correa: José Toledo como vicepresidente de noticias y Enrique Arosemena Robles como director. Luego se dice que los medios ahora en poder del estado tendrán una línea informativa similar al canal del Estado. Los empleados manifiestan su malestar “ante los cateos que han sido sometidos al ingreso y salida de las instalaciones de los medios embargados”.

Caricatura – La Hora
Quito, julio 10 de 2008
Atrincherados

Ahora el administrador temporal designado dice que (en nota de CRE Satelital) rectifica sobre línea informativa de los medios incautados. Será supuestamente temporal la administración mientras dure el proceso de subasta [¿antes o después del referendo?] de los bienes embargados al grupo Isaías para devolver valores a los perjudicados de Filanbanco. Entre desmentidos de los desmentidos, rectificaciones, ajuste de cuentas y asombrosas coincidencias, Manuel Ignacio Gómez Lecaro hoy en su editorial comenta:

Cuando la AGD tomó posesión del diario El Telégrafo nos dijeron que lo venderían a un dueño privado para compensar a los perjudicados por el desaparecido banco del Progreso. Pero El Telégrafo nunca se vendió, o se “vendió” al Estado que es lo mismo a no venderlo. Pasó a ser un diario público. Un diario del Gobierno. No solo que no se recuperó plata de los depositantes al no vender el diario, sino que mantenerlo y modernizarlo le cuesta plata al Estado; es decir, a nosotros los ecuatorianos. Todo para que unos pocos ojeen rápidamente sus páginas. ¿Llega siquiera a los mil suscriptores El Telégrafo? ¿Cuánto se gasta en mantener el diario por cada lector? Hasta ayer que lo revisé solo había publicidad estatal, que es lo mismo a cero publicidad. Linda venta la de El Telégrafo. Linda recuperación de fondos.

Uno de los principales críticos de la crisis financiera, Jorge Vivanco Mendieta, luego de recordar que el régimen tiene ya ańo y medio en el poder, menciona que normalmente las incautaciones deberían de agradar, aclararando lo siguiente 1) al parecer se violaron procesos: la incautación se dió en forma sorpresiva, furtiva, en altas horas de las noches, forzando cerraduras, escalando muros, etc. 2) procedimientos legales debían respetarse, 3) en política nada es coincidencia: casualmente todo esto coincide con la campańa por el Sí para el referendum cuando las encuestas por el No avanzan (controvertido proceso en redacción de Constitución, mal manejo económico, etc). Curioso detalle, entre los bienes incautados hay medios de comunicación, justo ahora cuando el Tribunal Supremo Electoral anuncia que entre el 15 de julio y 15 de noviembre del presente será el periodo electoral para el referendo. Vayan tomando nota: “El Gobierno tiene ahora 10 medios”, un tribunal electoral afín, y otro medios entre clausurados y amenzados. ¿Operación engañosa?…

El Informe Oppenheimer
Ecuador: Golpe contra los medios – Hoy onLine
Quito, julio 10 de 2008

No se dejen engañar por la marana de argumentos legales con los que el presidente populista de Ecuador, Rafael Correa, esta tratando de >> justificar la confisacion de de 195 empresas de un grupo empresarial ecuatoriano – ahora radicado en Miami – involucrado en un enorme escandalo bancario en la decada de 1990.

La confiscación gubernamental de todas estas empresas esta semana ha tenido un simple proposito: apoderarse de las tres emisoras de TV del grupo, ponerles al frente a incondicionales del gobierno y asegurarse el control de los principales medios de comunicacion para tratar de ganar el referendum
de septiembre, que le permitiria a Correa ser reelecto para un nuevo mandato.

Según Correa, la policia ecuatoriana, cumpliendo ordenes de la Agencia de Garantia de Depositos del gobierno, se apodero de TC-Television, Gamavision, Cablevision, el ingenio azucarero La Troncal y docenas de empresas de seguros, construccion y otros rubros que pertenecian al Grupo Isaias, como medidas destinada a hacer justicia a los acreedores del otrora poderoso grupo empresarial. El ministro de economia Fausto Ortiz renuncio en protesta, y fue reemplazado por Wilma Salgado, tercer ministro de economia de Correa en año y medio .

La Agencia de Garantia de Depositos dice que intenta recuperar los 661 millones de dolares supuestamente malversados por el Grupo Isaias, que era dueño del imperio financiero Filanbanco antes de que pasara a manos del gobierno en 1998. El Gupo Isaias dice que esas afirmaciones
son ridiculas, añadiendo que Filanbanco tiene 500 millones en capital y solo debe 30 millones a los ahorristas.

Independientemente de si el Grupo Isaias -encabezado por los hermanos Roberto y William Isaias- fue responsable de una importante malversacion y huyo a EEUU para evitar el juicio, o si – como los hermanos Isaias afirman – fueron victimas de una crisis financiera que condujo a la quiebra a casi 30 bancos ecuatorianos ese año, la forma en que fueron confiscadas de sus emisoras televisivas en Ecuador presenta todas las caracteristicas de un brutal ataque gubernamental a la libertad de prensa.

Consideren los hechos:

-Si la confiscacion de las cadenas televisivas del grupo Isaias, que tienen un 40 por ciento de la audiencia de los programas de noticias nocturnos, fuera un movimiento puramente financiero destinado a liquidar los bienes y pagarles a los acreedores, Correa hubiera pedido a una empresa contable que pusiera al frente en ellas a un director independiente.

En cambio Correa designó como director de los canales confiscados al mismismo director de la emisora gubernamental de Ecuador, Enrique Arosemena Robles. Y otro colaborador de Correa, su ex ayudante de prensa Jose Toledo, fue designado vicepresidente de noticias de las emisoras incautadas.

– Lo que es tanto o mas grave, los dueños de varios de los canales de TV confiscados dicen haber comprado las emisoras a los hermanos Isaias varios años atrás, y que por lo tanto no tienen nada que ver con el escandalo de Filanbanco. Estefano Isaias, un hermano de Roberto y William que no esta involucrado en las acusaciones por el escandalo bancario de Filanbanco, me dijo que compro TC-Television hace unos diez años. Asimismo, Alvaro Dassum dice que el -y no los hermanos
Isaias- es dueño de Gamavision.

El gobierno de Correa afirma que actuo de manera preventiva, y debera iniciar ahora los procedimientos legales para determinar quienes son los verdaderos dueños de las emisoras de TV.
Eso insumira meses, si no años. Mientras tanto, el gobierno controlara tres nuevos canales de propaganda politica en un momento critico, en el que Correa necesita desesperadamente remontar en las encuestas para ganar el inminente referendum constitucional.

“Todo el proposito de esto fue apoderarse de las emisoras de TV, porque Correa estaba cayendo en las encuestas, y necesitaba reforzar su apoyo para un referendum que esta perdiendo respaldo publico”, me dijo Estefano Isaias.

Anuncios