El aborto es un holocausto nazi

Publicado Originalmente en Diario Expreso

El médico alemán, Josef Mengele (1911-1979), del Partido Nacional-Socialista, jefe del Campo de Concentración en Auschwitz, fue “El Monstruo” y “El Ángel de la Muerte”, (por su cara de inocencia). Era especialista en abortos ilegales (asesinatos de bebés no nacidos). Pero Hitler legalizó el aborto, la esclavitud, el apartheid, los asesinatos de recién nacidos, de judíos, gitanos, la esterilización forzada y la eutanasia. Mengele fugó a Argentina y montó una clínica de abortos. Detenido después de matar a una joven en su clínica, un juez lo liberó. Vilis Kruze, oficial del SS nazi, trabajó como abortista en Ohio y Hawái. Decían que “se puede quitar al doctor del campo de matanza, pero no puedes quitarle el campo de matanza al doctor”.

“Feto”, es el niño nonato. El aborto es el tratamiento preferido para el embarazo no deseado. Y en una violación, yo pregunto ¿qué culpa tiene el niño de la perversión del padre? El Juramento Hipocrático dice “no administraré a la mujer supositorios para provocarle aborto; mantendré puros mi vida y mi arte”.

En Estados Unidos, México, y otros países matar bebés nonatos es “legal y seguro”. Médicos y dueños de clínicas dicen “Hago lo que es legal”. Igual decían los médicos en Auschwitz.

En Nurmberg, los médicos dijeron que eran inocentes porque no violaron ley alguna. “Los juristas en Berlín nos dijeron que era legal”. De las enfermeras se dijo que “no actuaron mal, porque fueron protegidas por la ley”. Ergo: “Los nazis no cometieron crimen en Auschwitz”. Los eufemismos usados por Nazis y abortistas son macabros y semejantes. “Infecciones no vistas”, “tumor canceroso”. “La salud” de la mujer.

El nazismo realizó más de 500.000 abortos legales, por año. Los asesinos eran “doctores” y la matanza “promoción de la salud”. Los campos de exterminio eran “centros de reubicación”. Los de nonatos “centros de salud reproductiva”. En Auschwitz los consejeros genéticos eran “protectores de la familia”. La matanza de niños inválidos, “operación quirúrgica”. La de niños hiperactivos “una cura”. Un “Comité para el registro de enfermedades hereditarias y genéticas” decidía cuáles niños serían ejecutados y cuáles no. Eran “Instituciones de Especialidad en Niños”. En Estados Unidos, para el fisco (IRS) las clínicas de aborto son “organizaciones caritativas” para “promover la salud”. La entidad nazi para la eutanasia, era “Fundación de beneficencia para el cuidado institucional”.

La Cámara de Médicos de Berlín pidió el aborto, pues “La salud de la madre es primero”. Para Hitler los judíos eran “raza parásita”. Para los abortistas el niño es “mero parásito”. Con los nazis, el resultado final era “la terminación” de los judíos. El aborto o resultado final es la “terminación” del embarazo. La mentalidad y lenguaje entre nazis y abortistas es idéntico.

Himmler dijo que matar judíos era “exterminar una bacteria”. La abortista Natalie Shainess, que el embarazo no deseado es “una bacteria ajena”. El médico de Auschwitz, Fritz Klein, dijo ser “un doctor bueno, que con bisturí quita un apéndice lleno de pus”. “Los judíos son apéndice lleno de pus en el cuerpo de Europa”. El abortista, doctor Alan Guttmacher, comparó la destrucción del feto con el “quitar un intestino gangrenoso”. “Un bebé abortado es basura”.

La Academia Americana de Pediatría dice que el aborto es deber de médicos para “proveer cuidado y tratamiento” a embarazos no deseados. “El aborto es la cultura de la muerte. Sus víctimas son millones. Envilece la sexualidad humana y desvirtúa el amor más sublime, como es el amor materno, al otorgar a la madre el absurdo derecho de matar al niño que lleva en su seno”. El aborto es un holocausto nazi.

Anuncios

Un comentario sobre “El aborto es un holocausto nazi

Los comentarios están cerrados.