Venta de títulos profesionales

Por Rómulo López Sabando

Publicado originalmente en El Expreso de Guayaquil

El viernes 29 de febrero de 2008, Jorge Vivanco, en su artículo “Si así
llueve que no escampe”, a propósito de las declaraciones del presidente
del Conesup, doctor Gustavo Vega, dijo que “la creación por compromiso
de las universidades particulares llegó a dar resultados alarmantes,
por cuanto en varias ocasiones se las toma como negocio, tanto que se
descubrieron prácticas tan repudiables como la venta de títulos al
punto de que muchos ciudadanos distinguidos, cuando recibían un
nombramiento que requerían un título superior, acudían a esas
universidades y los obtenían con gran facilidad a cambio de una buena
paga”.

Debo decirle a mi querido amigo
Jorge que esto no es exacto. No es cierto que en las universidades
particulares se dé “la venta de títulos profesionales”. Ninguna
Universidad particular del Ecuador ha incurrido jamás en semejantes
delitos. Tampoco las universidades públicas. Hasta la fecha funcionan
72 universidades, para atender una demanda de más o menos 300.000
alumnos del país que se supone rebasa los 12 millones de habitantes.

Lo realmente grave y que confunde, es que sujetos corruptos, ajenos a
la educación superior, con audacia sin límite, engañan con falsas e
ilegales ofertas de educación superior. Así como el “cuentero de
Muisne” sigue estafando a decenas de “interesados”, (fingiendo ser hijo
de un Embajador), estos n.n., mercantilistas, (veedores de aduanas
corruptas) siguen impunes haciendo de las suyas. Big business. Jet set.
Crónica social. Cuenteros o como quiera llamárseles, nada tienen que
ver con la Academia. Podría haber errores. Pero venta de títulos en
universidades públicas o privadas, lo dudo. No conozco ni se lo ha
determinado por las vías regulares.

Lo que ocurre es que los propietarios de una fundación privada, con el
membrete de “Estudios Superiores”, nunca autorizada para ofertar
educación superior, usando una etiqueta fantasma de un “Internacional
College”, y que no son parte ni jamás han pertenecido al “Sistema
nacional de Educación superior”, fueron sancionados precisamente por el
Conesup por realizar falsa oferta de educación superior y emisión
ilegal de más de 300 títulos profesionales, cuya inscripción se
prohibió hace tres años por el delito de estafa, según consta en las
Resoluciones del Conesup RCP. S0 1.No.032.A-05 y RCP. S0 1.No.032.A-05,
ambas del 26 de enero de 2005 basados en los Arts. 74 de la
Constitución Política, 11, 13, 46, 103 y 104 y Disposición General
Décimo Cuarta de la LOES y los Arts. 31 y 47 de su Reglamento General.

Cuando el Conesup dispuso que su rector titular, único promotor de la
Universidad, la traslade a otro lugar, n.n. usurpó el nombre y
dignidades, agregando el membrete de “Internacional” y nombró, como
empleados, a 4 falsos rectores, que no lograron que el Tribunal
Constitucional ni el Conesup les respalde.

Pese al tiempo transcurrido los perjudicados sufren la impunidad. Es la
mayor corrupción en oferta académica ilegítima y la más grande estafa y
emisión de títulos profesionales falsos realizada en Ecuador por los
dueños de esa Fundación, sancionados por el Conesup en enero de 2005.

Ese n.n. autor de la estafa, que no tiene título profesional, ni
académico de cuarto nivel, que no es bachiller ni ha concluido la
secundaria, expide (en inglés), firma y vende los “títulos
profesionales” falsos.

Ante el rechazo del rector titular, ahora pretende que la Universidad
que usurpó sea otra vez “intervenida”, para él “legalizarlos”, o se
derogue la Ley de creación y evadir la justicia. Estas son las
prácticas repudiables aludidas, con razón, por Jorge Vivanco.

Anuncios