Cancha inclinada

Power tends to corrupt, and absolute power corrupts absolutely
(El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente)
Sir John Acton

Varias interpretaciones puede tener el triunfo arrollador del partido gobiernista en la “madre de todas las batallas”. Estoy seguro que todos estamos hartos de las viejas prácticas políticas (el casicazgo) irrespetando todo procedimiento del debido proceso e interpretando la ley ajustandose a la conveniencia del político de turno. Ante todo eso queremos cambios. El virtual triunfo del los oficialistas se debe mas al rechazo de estas viejas prácticas “mafiosas” a las que tanta alusión hace el ejecutivo. Se dice que ganó en forma limpia el partido gobiernista. Con el corazón ardiente y los ojos vendados la gente así lo hizo. Pero detrás de todo esto, ¿se jugó limpio? ¿Acaso no se hizo justamente lo que se critica? La constitución que actualmente nos rige a sido irrespetada una y mil veces, incluido por el actual gobierno, a vista y paciencia de todo el mundo. Aun así ganó. A pesar de que la gente este cansada de las prácticas mańosas, se hizo exactamente lo mismo. Parece ser que los nuevos actores van tejiendo su propio rabo de paja. Los poderes del Estado se concentran cada vez mas en una sola mano. Gravísima responsabilidad, mas que nada por la forma como los ha obtenido. A diestra y siniestra se entrega subsidios, bonos, créditos, aletas de tiburón y hasta nuevas provincias. A pesar de que el Vicepresidente de la República, Lenín Moreno, dijera que esto no fue mas que una estrategia de campańa, y que las provincializaciones no son la solución [1].

Se explica que la gente quiere cambio, por ende el virtual triunfo de PAIS es un rechazo a las prácticas mańosas, a pesar de que se ganó con la misma mańosería. Lo que no se entiende es que la gente quiere una constitución nueva, a pesar de que un gran porcentaje de la población no ha leído la Carta Magna actual, por ende, ¿como se puede cambiar algo que no se ha leído? Ante todo esto, se puede decir que estamos frente a un grupo de populistas y sociolistos altamente alfabetizados, y a mas de hábiles y carismáticos, muy tecnificados.

El poder legislativo, palmo a palmo se ha ido ganando una mala reputación. Lamentable. Aun asi seguimos viviendo en democracia y bajo una constitución. Y, con todos sus defectos, ¿porqué se pretende irrespetar una vez más la constitución cerrando uno de los poderes del Estado, como es el Congreso Nacional? Lo lógico y ordenado sería que esto suceda una vez que sea aprobada la nueva Carta Magna bajo un referendum y luego de que se escoja bajo elección popular a los nuevos congresistas. Pero que va, dirán muchos, una raya más al tigre, demos la estocada final, o mejor dicho pateemos al perro en el piso y hagamos leńa del árbol caído. Yo pensé que ya se había acabado la guerra, ¿no que se ganó la madre de todas las batallas?. Si no es así, entonces se seguirá comprando lealtades, mańosamente, continuando con los subsidios, bonos, créditos, y un largo etcétera, incrementando el gasto fiscal, que a la larga perjudica a la economía nacional que podría destruir la dolarización (si es que no es eso lo que se busca, claro, sin querer queriendo). Con esto, aparentemente se pretende aprovechar la popularidad y el momento para luego de que sea aprobado el referendum, se llame a elecciones generales y barrer en las alcaldias y prefecturas. Todo esto con la cancha inclinada.

Por eso no es de extrańar que el Estado de forma unilateral, a pesar de que los contratos siguen en vigencia, reduzca al uno por ciento las ganancias de los excedentes petroleros de los inversionistas privados (pregunta suelta, ¿el Estado que hizo cuando los precios del crudo estaban por los suelos?, y ¿que hará cuando en su momento vuelva a bajar el precio del oro negro?) La empresa privada reinvierte y busca nuevas fuentes de energía. Por otro lado, el gobierno pretende destinar los excedentes en gasto social (suena bonito), gana popularidad y se afianza en el poder (suena feo) y las mentes brillantes de corazones ardientes y manos limpias serán bien remunarados (¿qué es cleptocracia?), claro, hasta que desciendan de las nubes los precios del crudo. Hasta ahora, los contratos de las petroleras estan siendo afectados [2] y con esto el país empieza a unirse al grupo de naciones espanta inversiones [3].

Con la cancha inclinada, algunos se irán. Los aduladores del régimen se quedarán. Se evitará la competencia para dizque proteger a las industrias nacientes (interesante sería ver la nacionalidad o de que generación de inmigrantes son los dueńos de las “empresas nacionales” que tanto se defiende, aunque eso es lo de menos). Los ricos seguiran siendo ricos, los pobres igual.

A, entonces se pedirá que el Estado intervenga para que redistribuya la riqueza. Un ejemplo de ello es lo que se pretende hacer (una vez más) con la petroleras. Pero la intervención es arbitraria, le quita incentivo y motivación al creativo, impulsando por otro lado al individuo a ser burócrata y/o a trabajar con ellos. Se termina distribuyendo pobreza, mediocridad y frustraciones. En lugar de redistribuir riqueza se debe distribuir oportunidades. Lo contrario no sería justo. Por ejemplo, un deportista (futbolista, etc.) o un artista (cantante, etc.), gracias a sus talentos que son admirados, reciben ingresos superiores al de un individuo que recibe un salario promedio. Este individuo promedio voluntariamente asiste a los eventos para ver los diferentes espectáculos, y en forma espontánea adquiere camisetas, zapatos, videos, etc., remunerando indirectamente al talentoso, el cual termina ganando excedentes ingresos. Si se habla de redistribución sería quitarle al talentoso lo que el público paga de forma gustosa. No se ha explotado a nadie. Si existe oportunidades para todos, cada uno sabrá administrar sus talentos. Solo en regímenes socialistas y comunistas el gobierno se queda con los excedentes, el pueblo vive con el cinturón ajustado y el burócrata vive como rey dándose todos los lujos luego de explotar de la ignorancia e idiosincrasia del mandante.

Entre los factores que crean y mantiene la corrupción, sobresalen las restricciones comerciales, subsidios, controles de precios, dotación de recursos naturales y factores sociológicos [4], siendo la democracia y el libre mercado el camino pero no el antídoto contra la corrupción, ya que todo depende de la existencia de instituciones fuertes e independientes. Muy difícil de lograrlo cuando el poder se concentra en un solo grupo.

Como flautistas de Hamelín quienes detentan el poder han seducido a una gran mayoría. No hay pretextos. El partido de gobierno tiene la cancha inclinada a su favor. El gobierno tendrá que saber administrar el poder. Gravísima responsabilidad. Prácticamente todo depende del líder máximo que mueve a las masas (caudillo o führer como dijeran los alemanes).

Fuentes

[1]. Vicepresidente: Provincialización de Santa Elena fue estrategia de campańa. El Universo, Política, Guayaquil, septiembre 4 de 2007
[2]. Las petroleras aseguran que la reforma afecta a los contratos. El Comercio, Negocios, Quito, octubre 6 de 2007
[3]. Fuga de inversiones. AméricaEconomía.com, Energía, julio 18 de 2007
[4]. Why worry about corruption?, by Paolo Mauro, IMF Economic Issues No. 6, ISBN: 1-55775-635-X, February 1997. Enlace: http://www.imf.org/external/pubs/ft/issues6/issue6.pdf

Anuncios