Para mis amigos todo para mis enemigos la Ley

Enrique Ghersi de Perú recuerda la frase lapidaria de un dictadorzuelo peruano, Oscar R. Benavides.  "Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley, ".  En el socialismo y en América Latina la ley y más específicamente la constitución son instrumentos que le dan el poder al gobernante de turno, no tienen como objetivo proteger al individuo y sus derechos. 
Por eso cada gobernante nuevo quiere su constitución a la medida y se da incluso el caso de que los dictadores muchas veces se hacen la camisa a su medida varias veces segun van aumentando su autoritarismo (se engordan políticamente).  Ahi está la razón del apuro de Chavez en sus planes de usar las dichosas asambleas para obtener plenos poderes desde el primer mandato y ahora en su tercer mandato y por supuesto no podía quedar atrás nuestro bien-amado (asi de histérico se vuelven los regímenes dictatoriales que exigen obediencia hasta en el lenguaje) Don Rafael. 
La lógica es que como la asamblea es democrática entonces la asamblea es justa.  Es decir la democracia roussoniana en su máxima expresión, cualquier cosa es válida si es democrática.  Los gringos dicen "Anything goes".  Si esto es democracia entonces no soy democrata.  Me importa un bledo serlo si la democracia se usa para justificar las peores atrocidades.   
La ley o la constitución por más imperfecta que sea hay que tratar de respetarla a menos que la misma esté en contra de los principios de la ley justa o natural.  No se defiende el estado de legalidad si no el estado de derecho, lo poco que tenemos. Lamentablemente la constitución o la ley en nuestro países es un papel mojado (como dice el amigo Dahlsson en un post escrito para un grupo de discusión) y además se cree que irrespetándola (la constitución),  sin motivo aparente, soluciona las cosas.  Que siga la fiesta (el merengue acelerao que estamos bailando) y mientras tanto el país se hunde en la vorágine, eso es el socialismo del Siglo XXI.
Anuncios