EL TRABAJO DE LOS NINOS

Muchas veces copiamos ideas extranjeras, o dejamos que los extranjeros decidan por nosotros y nos impongan medidas, estandares y leyes sin razonarlas o pensarlas.  Esto ha traido muchas consecuencias no pensadas y a veces nefastas para nuestro pais o nuestra sociedad.  Un ejemplo muy claro es la pelea por eliminar el trabajo de menores de edad en el campo.

Hace ya, varios anios que varias fundaciones, ONG y gobiernos extranjero han luchado, en el Ecuador, para acabar con el trabajo de los menores de edad.  Todo pensando en el bienestar de los menores, de sus familias, etc.  Aunque llenos de buenas intenciones, esto lo unico que hace es sacar de los lugares de trabajo: haciendas, talleres, comercios, mercados, etc a personas que estan ganandose un dinero por un trabajo justo.  Que pasa con estos muchachos una vez que se les prohibe aprender y ganar dinero en sus trabajos.  Los envian a colegios deficientes, sin libros, sin maestros y a veces sin techo. Estos muchachos salen a la calle a buscar vida, a ganarse el pan para mantener a su familia, no nos olvidemos que muchas veces este menor es el sosten economico de una familia. 

Como no les permitimos ganarse el pan legalmente lo hacen ilegalmente, pues el instinto de supervivencia no se elimina por decreto.  Estos muchachos en lugar de parender oficios honestos: mecanica, agricultura, soldadura o carpinteria aprenden a vender droga, a robar, etc. 

Con esto no quiero decir que hay que poner a trabajar a todos los menores y que no existen abusos por parte de patrones o padres inescrupulosos que abusan.  No podemos implantar leyes europeas, no tenemos las mismas condiciones economicas, ni sociales de Europa.

Los problemas del Ecuador requieren de soluciones nuevas, innovadoras.  En este caso requiere de una revision completa a un pensum caduco basado en libros antiguos, necesitamos mas educacion tecnica, cooperacion entre empresa privada, fundacion y colegios (publicos y provdados) para lanzar y educar a la siguiente generacion, de esto depende si como pais saldremos adelante o seguiremos en el hueco del subdesarrollo.