Un nuevo IESS

Hoy por hoy las contribuciones al IESS terminan
siendo un impuesto más que pagan los ecuatorianos al fisco: cerca del 80% de
las inversiones del Instituto van a instrumentos de deuda del sector público, y
vaya Usted a saber si es que algún día podrán los afiliados ver ese dinero de
vuelta (que por cierto bordea la módica suma de $2 mil millones de dólares –
ver www.iess.gov.ec). Entretanto, se
sigue desperdiciando una valiosa oportunidad de canalizar substanciales
recursos para que el sector productivo fomente el desarrollo del país.

Mis amigos más radicales deben estar
pensando en este momento: “lo que hay que hacer es eliminar el IESS como
entidad gubernamental”. Y probablemente tengan razón. Sin embargo los cambios
deben estar circunscritos dentro de la realidad de las dinámicas políticas y
sociales que vive el país, de forma que sean plausibles y duraderos. Aquí van
algunas ideas de cambios que se podrían aplicar al IESS para canalizar mas
recursos al sector productivo:

1) Poner
en liquidación el portafolio de inversiones del Instituto en el sector público.
Es decir, a medida que vayan venciendo estos títulos, el Estado deberá buscar
otra fuente de financiación y con esos fondos pagarle al IESS.

2) Fusionar
el Banco Ecuatoriano de la Vivienda (que por cierto me causo mucha gracia ver
sus balances y enterarme que, pese a su sugestivo nombre, dedica solo alrededor
del 10% de sus activos a préstamos para la vivienda… – www.superban.gov.ec) con el IESS, y
disponer que las inversiones de largo plazo del nuevo Instituto sean destinadas
exclusivamente a préstamos hipotecarios a los afiliados que califiquen (en
México el llamado INFONAVIT aplica un modelo bastante interesante que ha
dinamizado de manera formidable el sector de la construcción de ese país en los
últimos 5 años – www.infonavit.gob.mx).

3) Realizar
una auditoría externa con miras a reorganizar de forma eficiente y transparente
el nuevo Instituto, y definir un mecanismo que garantice la descentralización
de la distribución de los créditos que otorgue.

4) Establecer
beneficios tributarios para que las personas puedan hacer aportaciones a fondos
de pensión privados, en adición (al menos inicialmente) a las aportaciones
obligatorias al IESS. En el tiempo esta podría ser la forma de hacer una
transición del IESS a un sistema puramente privado.

5) Flexibilizar
los límites de inversión para estos fondos privados de forma que puedan incluir
inversiones directas o por medio de fondos de capital de riesgo en acciones o
deuda de empresas sin necesidad de que se encuentren registradas en bolsa (a
propósito del reciente artículo de Juan Fernando, este tipo de flexibilización
si se aplicara al sector asegurador y al de administradoras de fondos podría
tener un profundo impacto en el desarrollo de las PYMES).

Pienso que
un esquema de esta naturaleza puede tender un puente entre la calamitosa situación
actual del IESS y una solución más radical que muchos quisiéramos ver pero que
no sería realista en el corto plazo en el contexto político y social del
país. Como siempre, me va a interesar
mucho escuchar sus valiosas opiniones y propuestas.

12 comentarios sobre “Un nuevo IESS

  1. Muy buen análisis. Si ponemos la vara menos alta, terminamos abriendo e incluyendo a todos la posibilidad de manejar esos fondos. Es mucho mejor que tenerlos parados.

  2. Interesante reflexión. La idea de mover todas o parte de las aportaciones hacia fondos de pension privados aún no me convence. El sistema de seguro social esta basado en el principio de que el aportante tendra un retorno seguro al final de su periodo de aportación (al jubilarse). Esta garantía se erosiona al mover esos fondos del sistema publico hacia el privado porque los fondos de pensión privados estan sujetos al sube y baja de las acciones del mercado en los cuales invierten el dinero que reciben. Por tanto, el nivel de riesgo aumenta considerablemente. Dada la inestabilidad politica y económica del país estos riesgos son aún mayores en el Ecuador.

  3. Es una preocupación válida. Ahora, es importante tener en cuenta que aún (o en particular) con un sistema de pensiones público los retornos de los afiliados no son seguros. Si yo le doy mi dinero hoy al IESS, el Instituto invierte estos fondos, casi en su totalidad en papeles del Estado. El IESS depende de la capacidad del Estado para cumplir con su obligación de pago de manera oportuna para poder así devolverme mi dinero cuando yo lo requiera. Esa capacidad del Estado – como lo vimos luego de la última crisis que llevó a la reprogramación de bonos del Estado y al “default” externo – no es segura. En ese sentido un administrador privado de pensiones al menos abriría las opciones y me diría: si quiere tomar el riesgo del Estado ecuatoriano le ofrezco el Fondo A; si quiere tomar el riesgo del estado de un país desarrollado le ofrezco el Fondo B; si quiere tomar el riesgo de acciones ecuatorianas le ofrezco el Fondo C, etc. En ese ambiente, yo tendría la potestad para decidir si quiero mantener el mismo tipo de riesgo y retorno que tendría con el IESS (pero con un manejo eficiente), o si prefiero un perfil distinto de riesgo/retorno. Iría en beneficio de los propios afiliados el al menos tener la opción de manejar una parte de sus fondos de jubilación con un administrador privado. Entretanto, hay muchos cambios que se le puede hacer al IESS para mejorar su habilidad de ofrecer retornos adecuados, al tiempo que dinamice el desarrollo del país por medio de sus inversiones. De allí mi propuesta de enfocar las inversiones del IESS en un sector como el hipotecario.

  4. Es un buen punto. Mientras no te vuelvas una carga para la sociedad, en realidad la prerogativa deberia ser tuya, a mi manera de pensar. Ahora, creo que esta muy bien pensar en los escenarios ideales que quisieramos tener; sin embargo es solo realista pensar que ese sera un proceso donde lo mas complicado sera hacer e implementar propuestas que nos lleven efectivamente, en el tiempo, a esos escenarios ideales.

  5. Excelentes propuestas, debe haber mas opciones para el ciudadano, si quiere elegir un seguro social privado, publico o ninguno.
    El seguro social debe ser mas profesional y tecnico, y creo que los puntos propuestos pueden ayudar a ello.
    Es verdad lo que se menciona arriba que el proposito de el seguro publico es proporcionar un retorno seguro al aportante, sin embargo si bien ha sido seguro, no se ha librado de desvalorizarse con el tiempo (recordemos que mucha gente recibe hasta $4 de pension jubilar porque aporto en sucres, moneda que se devaluo)

  6. Ideales son todos los estados, pues se deben al tipo de ideas y su relación con la realidad. (Un pensamiento no tan suelto).

  7. Para los que nos llaman radicales al querer eventualmente privatizar por completo el seguro social y hacer qeu esta responsabilidad deje de ser atribuida al Estado, les quiero decir lo siguiente: (1)no hay riesgo mas alto que el de vivir placidamente con un falso sentido de seguridad (esto es el hecho de confiarle a una entidad deficiente como el IESS nuestros ultimos dias), (2)no hay nada mas confiable que una entidad con fines de lucro (como no lo es ninguna entidad de seguro social estatal), (3)y es importante no bajar al vara en estas cosas porque quien sabe, tal vez tenemos la suerte de Chile. Si nosotros no nos mantenemos firme en nuestros ideales, nos venceran los socialistas…

  8. Gabriela, creo que estamos de acuerdo. Tú hablas del “que” – cosa con la que concuerdo (el sistema de pensiones estaría mejor en manos privadas), y yo hablo del “como” (empezar por un esquema mixto). Si tu tienes una idea distinta del “como”, sería muy interesante conocerla. Pero compartimos el “que” y ese es un gran comienzo. No podemos restarle importancia, sin embargo, al hecho de que para que nuestros grandes objetivos se hagan realidad primero tenemos que dar una serie de pasos previos. Si no damos esos pasos previos, que deberan estar circunscritos en la realidad del medio para que sean implementables, no lograremos nuestros objetivos y lo que tendremos es la frustración de que las cosas siguen igual…

  9. Las cosas siguen igual, perfecto pero el problema de base es que el IESS no se dedica a lo que debería esto es financiar el sistema de salud (entre otros) y dejar de competir con el Ministerio de Salud y con los proveedores privados para prestar atención de salud. Pertenezco a un hospital rural de segundo nivel, privado sin fines de lucro ubicado en Noroccidente de Pichincha que creo está cambiando los esquemas de atención médica,y desde octubre del año pasado sirve a los afiliados del IESS y del Seguro Campesino en esta región.
    Por lo que se nos ha dicho, sabemos que a nivel rural, privados solo se ha contratado a este hospital y a otro en Atacames. Puede ser una salida para el IESS en lo que respecta a prestaciones, pues no tiene que invertir en infraestructura y no tiene que incremenetar recurso humano (que son las cosas más caras para ellos).
    Si alguien está interesado en concer al respecto, no duden en preguntar.
    Otro dato interesante de este hospital es que se financia en un 60% con el pago directo de los usuarios, (en una zona que presenta 80% de pobreza)es decir que la gente pobre está también dispuesta a pagar si se les ofrece calidad, permanencia y formas de pago innovadoras que en nuesro caso incluyen un prepago. Esta experiencia ha sido reconocida a nivel internacional, pero en nuestro lindo Ecuador el Ministerio de Salud no entiende la propuesta y nos considera solo competencia y no complemento que es lo que realmente somos. Ohalá que alguien del MSP lea estas líneas y se interese en coordinar acciones con este esfuerzo local.
    Carlos

  10. Quiero informacion sobre mis Fondos de Reserva.Los ecuatorianos que vivimos en USA tambien necesitamos se nos devuelva el dinero que por este concepto nos corresponde por Ley.

  11. Quiero informacion sobre mis Fondos de Reserva.Los ecuatorianos que vivimos en USA tambien necesitamos se nos devuelva el dinero que por este concepto nos corresponde por Ley.

Los comentarios están cerrados.