Cuatro años de dolarización: ¿éxito o fracaso?

El decrecimiento de la inflación a niveles inferiores al 2% quizás es la huella más visible de la adopción de la dolarización. Pero más allá de la estabilización forzada de los niveles de precios, ¿podemos hablar de un éxito del programa de dolarización? Depende de qué esperábamos que logre este programa.

Con una habilidad casi premonitoria el analista Walter Molano escribía en su articulo “Addressing the Symptoms and Ignoring the Causes: A View from Wall Street on Dollarization” de Marzo del 2000 que la dolarización no resuelve los problemas estructurales que lleva a los países en situaciones de extrema volatilidad a considerar esta misma dolarización como la solución a todos sus males.

De hecho, y como la revista LatinFinance bien apunta en su edición de Octubre, de no ser por el anormalmente alto precio del petróleo y el substancial crecimiento de las remesas de los emigrantes, seguramente el Ecuador estaría enfrentando una nueva debacle económica. Son estas favorables condiciones externas las que permitieron la reciente subida de la calificación de riesgo del Ecuador por FitchRatings y la reducción del riesgo país. Aunque un precio bajo del barril de petróleo no esté en las estimaciones de corto plazo, ¿cuán preparado está el Ecuador para enfrentar un eventual debilitamiento de los precios del hidrocarburo? Muy poco.

Como apunta LatinFinance la dolarización desgraciadamente no ha resuelto la fragmentación política del país que impide el que se aprueben las reformas requeridas para resolver los problemas que nos llevaron a plantear la dolarización para empezar. ¿Significa esto que la dolarización fracaso? Tampoco podemos afirmar eso.

La dolarización cumplió todo lo que podía cumplir: llevar a una estabilización de precios. Ahora nos falta: fomentar la productividad y dinamizar el sector productivo, racionalizar el gasto corriente y el tamaño del Estado, fomentar la inversión en el sector petrolero, reformar el sistema previsional y de ahorro, entre otras. Pero esa es una tarea del sistema político del país.

Entonces la pregunta no es si la dolarización ha sido un éxito o un fracaso. La pregunta es si es que nuestro sistema político ha sido un éxito o un fracaso, y me toma medio segundo responder que ha sido un fracaso. Lo que me lleva a mi pregunta final: ¿qué podemos hacer los ciudadanos ante la probada inoperancia del sistema político al momento de implementar las reformas necesarias? Empecemos por concienciar y denunciar esta inoperancia.

Anuncios

6 comentarios sobre “Cuatro años de dolarización: ¿éxito o fracaso?

  1. Nadie nace sabiendo Don Panchito, y por eso debemos disculpar a nuestros politicos y compatriotas, al no saber aprovechar las excelentes posibilidades de la dolarizacion, quizas comprendiendo que estos cuatro años han sido un periodo de “acostumbramiento” de nuestra sociedad a la dolarizacion.
    Concuerdo si en que los ecuatorianos debemos concientizar y denunciar la inoperancia de los poderes politicos, y principalmente en lo que nos mantiene esclavizados como productores tercer-mundistas: el correo y las aduanas.
    Si el correo y las aduanas funcionaran “sin corrupcion”, cualquier ecuatoriano podria competir en el e-commerce, vendiendo en la red [al mejor postor] lo que produce, en lugar de dejarse explotar de las grandes empresas que le imponen que producir, cuando producir, y cuanto le van a pagar.
    Si nuestros gobernantes quisieran mejorar el correo y las aduanas, solo tienen que delegarle la responsabilidad y el poder a la asociacion de compañias de seguro, para que impongan los procesos y penalidades necesarios para integrarnos (por lo menos) al servicio de “Global Priority Mail”…
    http://pe.usps.gov/text/Imm/immc2_014.html#QP$5w34dwats
    donde se encuentra Colombia.

  2. La inflación es el crecimiento continuo y generalizado de los precios de los bienes y servicios existentes en una economía (http://www.econlink.com.ar/dic/inflacion.shtml ). Tener una índices bajos de inflación es algo que durante mucho tiempo buscamos en el Ecuador y era uno de los objetivos de la dolarización. Por otro lado, una baja inflación también podría significar una disminución del poder adquisitivo de la gente. Si la gente no tiene dinero para comprar bienes o servicios, el precio de los bienes y servicios no va a subir, ya que no hay quien los compre. Por otro lado los precios tampoco van a bajar, ya que nadie va a vender a perdida, por lo menos no en el Ecuador que yo conozco.
    Alberto Acosta escribió un artículo hace un par de anhos en el que citaba a Carlos Julio Emanuel en los objetivos de la dolarización (http://www.rebelion.org/economia/aacosta110102.htm).
    Los objetivos era cuatro. El primero disminuir la inflación. Para la época en que Acosta escribió el articulo, la inflación aun era elevada. Ahora hemos alcanzado un nivel inflacionario de un solo dígito, por lo tanto el Ecuador si alcanzo ese primer objetivo. El segundo objetivo era disminuir las tasas de interés. Evaluar si alcanzamos este segundo objetivo es difícil. La tasa pasiva está en menos del 4%, y la activa está por el 15% (dependiendo del Banco o de la Institución Financiera). Es decir, que si queremos comprar una casa, el precio del dinero necesario para comprar dicha casa es elevado para un país dolarizado. Creo que este segundo objetivo no se ha cumplido a 4 anhos de la dolarización. El tercero y el cuarto objetivo están relacionados, ya que el tercero era la entrada de capital foráneo, para dar paso a una reactivación inmediata de los sectores productivos (cuarto objetivo). Definitivamente estos dos últimos objetivos no se han cumplido. Es decir que en cuatro anhos de dolarización únicamente hemos alcanzado 1 de los 4 objetivos planteados por Emanuel cuatro anhos atrás.
    La pregunta es porque no vinieron los capitales extranjeros que Emanuel auguraba vendrían inmediatamente de implantar la dolarización? Será acaso por lo difícil que es crear una empresa en el Ecuador? Será acaso por que hay que coimar a medio mundo para establecer un negocio? Será por el alto costo de los servicios básicos para una empresa (luz, telefonía, telefonía celular, acceso a Internet)? Será acaso por la inseguridad del país? O será porque el gobierno de turno y los gobiernos siguientes no hicieron los cambios estructurales necesarios para atraer los famosos capitales foráneos predichos por Emanuel?
    Finalmente El Universo del domingo trae un articulo en que se indica que “en Ecuador no solo es difícil encontrar trabajo, sino que cuando se lo consigue es de mala calidad; es decir, no incluye seguridad social, un contrato laboral o la remuneración básica, de 137 dólares en el sector privado, indica una encuesta de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso)”. Esto se da para el 57% de los Ecuatorianos. La Flacso concluye su reporte indicando que “A menor educación, mayor grado de precariedad en el trabajo y viceversa”.
    http://www.eluniverso.com/core/eluniverso.asp?page=noticia&id=9&tab=1&contid=C6E23DF4E61D404EBFA6C580FA0F250D&EUID=”.

  3. El éxito de la dolarización no se puede medir “sólo” por la reducción de la inflación sino por la “estabilidad macroeconómica” lograda. No niego que si el precio del petróleo cayera a niveles inferiores al presupuestado o si hubiera una reducción brusca de las remesas de los emigrantes entraríamos en una debacle. No. Pero desde que cayó Mahuad hemos tenido “muchas” razones para entrar en crisis. ¿Cuántos ministros de finanzas hubo en la administración de Noboa? Cada cambio hubiera llevado a una devaluación. Cuando ganó Lucio Gutiérrez, muchos sufríamos pensando que era otro Hugo Chávez, ¿esa expectativa no hubiera llevado a que se devalúe el sucre? ¿Cuántos rumores han corrido de que Gutiérrez se cae? Los paros de los maestros y otros grupos sociales, la marcha de los jubilados, la crisis energética, inclusive el revés futbolístico en la Copa América, y otras por el estilo, más de una vez hubieran llevado a que se devalúe el sucre. Es verdad que no ha seguido a la dolarización la reforma política-institucional que se necesita. Pero eso no se puede ni atribuir ni culpar a la dolarización. Su éxito no se limita a la reducción de la inflación, su éxito más importante radica en la estabilidad económica que hemos tenido en los últimos cuatro años.

  4. En ningun momento he dicho que estoy en contra de la dolarizacion. En general los ecuatorianos nos beneficiamos de la misma. Durante los ultimos meses previos a la dolarizacion en el Ecuador vimos como semana a semana se reducia el valor de nuestra moneda. El problema es que quienes debieron regular para sacar ventaja de la dolarizacion no lo hicieron. Claro que es una ventaja tener ingresos estables. Pero lamentablemente, la dolarizacion no fue la panacea que nos hicieron creer porque el gobierno de turno y el actual no hicieron su trabajo.

  5. Totalmente de acuerdo con Alby y con Franklin. Creo que la dolarización cumplió con todo lo que podía cumplir: la “estabilización” de las variables monetarias. El problema ha sido que nuestro sistema político no ha aprovechado la coyuntura para aprobar las reformas estructurales del caso. Es en particular desconcertante que la oportunidad histórica que nos dan los precios record del petróleo que se ven hoy día no se esté aprovechando para implementar los cambios que tanta falta nos harán cuando lleguen los “días lluviosos”…

  6. IGNORANCIA, es lo que hay mucha IGNORANCIA, los países crecen partiendo de la educación, y un país como el nuestro machista e ignorante no va a ninguna parte y si a eso le sumamos el patriotismo absurdo que nos venden las televisiones como OPIO han conseguido cegarnos a todos

Los comentarios están cerrados.