Si Suecia puede por que Ecuador no?

A los socialistas les encanta citar como ejemplo de modelo de reformas Suecia. Aquí incluyo un link de la BBC sobre Vouchers en Suecia y el impacto que este ha tenido en el sistema educativo. Lo interesante de la nota es que a pesar de las sospechas que generaba el sistema en los sindicatos de profesores, estos ahora se han convertido en defensores del sistema (siempre y cuando cumpla con ciertas reglas que ellos han impuesto).

8 comentarios sobre “Si Suecia puede por que Ecuador no?

  1. El síndrome ecuatoriano es copiar lo que hace un país exitoso cuando ya estaba rumbo a la erosión de los logros anteriores. Copiamos a Suecia cuando Suecia copia a Chile. Queremos estatizar como en los países de pasado libre y actual fracaso estatista, pensando que esa es la receta para el éxito. Debe ser cosa propagandista el que se logre malinformar de la raíz de las cosas buenas de ciertos países, en muchos casos.

  2. Si es gracioso que si el ejemplo viene de USA se lo sataniza, si viene de España o Suecia o Rusia entonces si es bueno para nuestra realidad. Y no se dan cuenta que España Suecia o Rusia, están copiando a casos exitosos de países como Chile (seguro social, vouchers, etc) o propuestas de candidatos gringos (Forbes) sobre el flat tax.

  3. Lo que se necesita es el estadista decidido que termine con la ignorancia generalizada de nuestro pueblo, que obligue a todo menor de edad ir a la escuela; cuestele a quien le cueste; y si nadie tiene las agallas para hacerlo, desenlo de tarea al proximo presidente, que para eso son las campañas politicas.

  4. Estimado Fernan:
    Si obligar fuera la respuesta, por favor legislemos que nos obliguen a ser felices (nos librariamos de muchas lágrimas). Creo que se trata de un tema de incentivos, posibilidades, métodos, contenidos, no de llevar a la gente a instituciones defectuosas por la fuerza.
    Saludos cordiales.

  5. MANIFIESTO REVOLUCIONARIO; EL MOVIMIENTO P.R.I.M.E)
    por Prime Charles
    Los disparos y la sangre corrieron ese día por las calles de Quito, todo el mundo fue conmocionado. Algunas vidas fueron arrancadas, El 20 de abril de 2005, que hasta el día de hoy sacude las conciencias de toda una generación.
    ¿¿ Necesitamos una Revolución ?
    Revolución proviene de la palabra revolveré que en latín significa: “dar vueltas hasta que las cosas sean transformadas”. Los revolucionarios nacen, cuando su idea es mas fuerte que su propia vida. Hoy, veo la clara necesidad de una revolución, una transformación. ¿Hay una razón justa para un cambio? Todavía hay una generación que rescatar, la pregunta es ¿donde están los revolucionarios?
    Especialistas dicen que si la apatía continúa, un movimiento violento comenzará, un movimiento sin causa justa.
    Yo creo en un movimiento violento, mas no de armas ni de derramamiento de sangre, sino de ideales y de soñadores, con causas verdaderamente justas. Mahatma Gandhi dijo que “un verdadero cambio violento solo lo pueden crear los soñadores. Este mundo necesita mas soñadores”. Es tiempo de que los que sueñan vuelvan a surgir. Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente que sueña.
    Los beatles en el año de 1967 proclamaron al mundo entero: “lo único que necesitas es amor”. Sin duda este emblema se convirtió en el movimiento revolucionario del amor. Pero alguien comenzó el más poderoso y fuerte ideal de la historia, su nombre es Jesucristo. Jesús no es una religión, es una revolución. El vino a traer un verdadero reto a la tierra, quizá porque perdonar y amar es más difícil que matar y organizar guerras. No lo mataron los judíos ni los romanos, a Jesús lo mató la religión, ese sistema muerto de fines vacíos. Jesucristo trajo el único mensaje que en verdad puede cambiar la vida desde el despiadado asesino, hasta de aquel que ha decidido abrir la puerta al suicidio. Aunque parezca increíble, El dijo: “No crean que yo he venido a traer paz al mundo; no he venido a traer paz, sino guerra (revolución). El que trate de salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por causa mía, la salvará.” El mensaje del amor lo pide todo, aún la vida.
    Dios no busca gente religiosa, El busca gente ordinaria, para hacer cosas extraordinarias.
    ¿Necesitamos una revolución? Si, necesitamos continuar la revolución que el humilde carpintero vino a implantar sobre los sistemas fríos y despiadados. La bandera es el amor, no un amor fingido, no un amor religioso, sino una vida que actúe mas de lo que hable. El reformador Lutero dijo: La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.
    Creo en una verdadera revolución. Hace poco menos de 100 años un movimiento armado nació en este estado (Ecuatoriano). Hoy puede nacer otro movimiento, un movimiento de amor, lo único que puede salvar a esta generación.
    No necesitamos Divisiones
    Hay un enemigo que vencer, hay una revolución que continuar. Justicia no es solo dar a cada quien lo que merece. Justicia es que todos coman, justicia es que todos tengan que vestir, justicia es que todos tengan la oportunidad de estudiar y salir adelante. El racismo es una división que debemos asesinar, nadie es mas por tener mas, ni peor es, el color de la piel por ser quemada, la división social es un muro que todavía podemos atravesar, pues Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos. Que hoy los evangélicos se tomen de la mano de los católicos, que nuestros hermanos sean respetados y aceptados.
    Alguien se tiene que levantar a favor de la Verdad , alguien tiene que hacer oír su voz en medio del silencio, alguien debe esconder su rostro y su nombre, no figurar, no buscar lo suyo, alguien tiene todavía que cumplir un sueño que desde hace mucho tiempo ha estado sólo en los anhelos de nuestra amada tierra. Alguien tiene que creer de nuevo en la revolución.
    Hoy me atrevo a hacer un llamado a miles de jóvenes que hagan un compromiso real en sus vidas de ser parte de una resistencia total en contra de la apatía, la división y la corrupción, aquellos que todavía tienen una razón por la cual morir.
    Si tú este cansado de la injusticia y de las divisiones, el odio y la corrupción, si en verdad aceptas el reto entonces, La revolución ha comenzado.
    Fuimos engañados; mataron los ideales
    Quisiera saber quien ha sido el asesino de los ideales de esta generación. Esta revolución es una protesta y un reclamo a aquellos que destrozaron en pedazos a la buena política, para aquellos que insertaron en la mente de esta generación el que ser corruptos y falsos es la única manera de sobresalir. Es una demanda por recuperar los valores que en decadencia se han convertido en cenizas, es una manifestación en contra de la basura que nos ha dicho que el ser sexo adictos y alcohólicos es la única manera de ser felices. Eso es basura.
    El mensaje del que Jesús el revolucionario hablaba, era completamente novedoso para su tiempo, hoy un mensaje fresco está surgiendo de miles de revolucionarios que pretenden un cambio positivo, ayer se nos dijo que las cosas jamás cambiarían, lo intentaron los socialistas, los hippies , lo buscaron los filósofos, todos fracasaron. Hoy las cosas deben cambiar, hoy el fracaso no puede estar en la cabeza de los revolucionarios, de aquellos que no tienen sus ojos puestos en una filosofía vana, sino en el mensaje que el mas grande revolucionario pudo traer a la tierra, su mensaje es la única esperanza de libertad para nuestra tierra.
    ¡Justicia!
    Durante años en todo América latina nos han presentado la revolución como una lucha armada que cuesta miles de muertes y solo un bonito sentimiento, no ha forzado una real transformación, es tiempo que la revolución este en nuestras bocas …¿Y por que no predicar la revolución ? Revolución no quiere decir para nosotros acción violenta y armada. Quiere decir cambio profundo y rápido de las estructuras injustas .Y esto nada tiene que ver con las revoluciones tan numerosas que ha conocido América Latina , que han obtenido con frecuencia como resultado cambios de personas, pero jamás cambios de estructuras .
    Jesucristo habló de la injusticia al decir que Nos hartamos de andar por sendas de iniquidad y perdición, atravesamos desiertos intransitables. Ese mensaje no es sino un vivo espejo de la terrible decepción que habita en esta generación acerca de la justicia, Pablo Neruda lo describía de esta manera: “El fuero para el gran ladrón, la cárcel para el que roba un pan”. Los sistemas injustos tienen que caer y solo será hecho por personas justas, con ideales justos, que den su vida por ellos. Jesucristo les dijo a sus seguidores: El que quiera ser mi seguidor estará dispuesto a morir en un cruz, el que pierda su vida por mi la ganará ¿Qué es lo único que puede mover el corazón de una persona por un ideal justo? El clamor de justicia. Hoy por toda nuestra nación hay un grito desesperado, un fuerte reclamo a quienes están dispuestos a pelear contra la desigualdad, Leonardo Da Vinci dijo: “La desigualdad es el origen de todos los movimientos locales”. El clamor desgarrador de los que sufren llama a aquellos que no creen en la división.
    Justicia no es solo dar a quien lo que le corresponde. Justicia es que todos tengan oportunidad de ser alguien en la sociedad, de ser respetados, justicia es que todos coman, que todos tengan que vestir, justicia es que todos tengan la oportunidad de estudiar, justicia es que en nuestras universidades los indígenas se preparen para rescatar a su raza, si alguna causa es justa, esta es la justicia.
    Jesús el revolucionario
    No hay líder en este movimiento mas que solamente Jesucristo, para ésta revolución Jesús no es solo un buen hombre o un profeta más, su mensaje ha marcado la historia, es un antes y después de Él. Todo su mensaje fue tan sencillo que los mas grandes filósofos no han podido contenerlo, pues su mensaje no se estudia, se aplica. Jesús fue el primer revolucionario de la historia, nunca escribió un libro, jamás apareció en la televisión, no vino a implantar una religión, su revolución debe continuar. Su cruz no habla de otra cosa sino de la perfecta prueba de amor por una causa suprema, amar. Su resurrección habla de amor, toda su vida se resumen esta palabra.
    La respuesta para el flagelo de nuestra nación es su mensaje, hoy todavía puede escucharse su voz, Jesús no es parte de un sistema religioso, Jesús no es católico ni evangélico, es hermano de todos aquellos que han decidido penetrar las tinieblas con el mas alto pensamiento, el amor. Ser parte de ésta revolución es imitarlo a Él en toda nuestra manera de vivir. Si queremos ser sus seguidores tenemos que amar a los demás, solo así podremos entender su mensaje. Esta revolución podría llamarse “ La Revolución de Jesús” pues todo el carácter y la fuente de la misma esta depositada en sus palabras.
    Palabras de Jesús el revolucionario:
    • ” Ámense los unos a los otros. En esto conocerán que son mis discípulos. ”
    • ” Cuando des algo haz que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu derecha. ”
    • “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”.
    • “ Amen a sus enemigos, hagan el bien a quien los aborrecen, bendigan a los que los maldicen y oren por quienes los persiguen y calumnian, para que sean hijos del Padre, que está en los Cielos”.
    • “ Da a quien te pida y no vuelvas la espalda a quien te pide algo prestado “
    • “Un nuevo mandamiento os doy: que os améis los unos a los otros como yo os he amado”.
    • “…el que no está conmigo, esta contra mí”
    • “…Yo no vine por los justos, sino por los pecadores”
    • “No juzgues para que no seas juzgado”.
    Aplica la Revolución
    Para tomar los principios de una revolución como ésta, es necesario, no solo la filosofía ni el pensamiento, sino una convicción tal, que pueda mover nuestro corazón intensamente para dar nuestra vida por la misma. Es el tiempo para la acción, no podemos detenernos, no podemos callar. El tiempo es ahora.
    Ser revolucionario representa:
    • No callar ante ningún tipo de desigualdad
    • No sólo aceptar a las personas sino Amarlas
    • Una búsqueda constante con nuestras acciones para ser como el maestro Jesús, el revolucionario.
    • Que nuestro pensamiento sea congruente con nuestra acción. Cuando yo cambio, la revolución sucede.
    • No tolerar la injusticia ni la división, cualquiera que ésta sea, en el lugar que sea.
    • Hablar la verdad y vivir por ella.
    • Ser un violento en principios, ideales y sueños, pero nunca usar las manos para crear la paz.
    • Ver siempre por los demás. Vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, bendecir al que te maldice y orar por tus enemigos.
    • Nunca buscar el protagonismo. No eres más porque te alaben, ni menos porque te critiquen; lo que eres delante de Dios, eso eres y nada más.
    • Propagar esta revolución en toda área de nuestra vida. Luchar y dar la vida por esta causa justa…

Los comentarios están cerrados.