Bestias Salvajes

Ahora quien
es la bestia salvaje. Nuestros queridos legisladores del Congresillo,
acaban de aprobar una ley que minimiza el hurto y lo pone a la altura
de una infracción de transito.
 

El problema
no es el monto del hurto, es el mensaje que se le envía a la sociedad:
“róbate nomás la gallina del vecino, que no pasa nada”.
 

Las reacciones
han sido variadas:
 

  1. El Fiscal general
    quiere bajar el monto de USD 700 dólares para considerarlo hurto a
    USD 200 dólares; pero da igual, lo que pasa es que todavía tiene su
    corazoncito en Lovaina (cuna de la Teología de la Liberación).
  2. En una entrevista
    en una radio de Guayaquil, un policía, indicaba que él personalmente,
    había atrapado a una misma banda de delincuentes roba busetas a semana
    seguida, soltados porque ya no es delito penal.

 

Mi lectura
es que esta medida de los alza manos del congresillo es estrictamente
ideológica, que mezcla el socialismo más puro y recalcitrante y la
teología de la liberación. En ambas doctrinas trasnochadas, impracticables
e incompatibles con los derechos y obligaciones del ser humano, 
el robo o hurto menor como parte de la supervivencia a la pobreza extrema
es permisible. Sin embargo en la gran mayoría de los casos, la gente
de extrema pobreza de buen corazón, va a preferir vender mercadería
en la calle, a robar una gallina.
 

Adjunto otro
análisis de Alfonso Reece, que abona lo dicho.

Continuar leyendo “Bestias Salvajes”

Anuncios