Marx está vivo.

Y visitó Ecuador hace poco

 

Ya cuando creíamos que el comunismo desapareció de Europa y el fantasma del comunismo era solo un fantasma, Latinoamérica es una vez más demostración de que somos el continente del realismo mágico. Estamos haciendo cosas que ni en Europa hoy en día se atreverían a hacer y lo que es más pontificamos filósofos trasnochados que lo único nuevo que presentan son teorías de viejo cuño re empaquetadas haciendo uso de tecnologías (desarrolladas por el tan demonizado capitalismo) para promover sus idioteces (no como insulto sino como descripción de algo que es idiota).

 

Danny Ayala de “el Federalista” hace un excelente análisis que me permito copiar acá para conocimiento de nuestros lectores y de las idioteces que se ven por nuestro país:

Socialismo del Siglo XXI, diseccionando a Dieterich

por Danny Ayala

El programa del Socialismo del Siglo XXI emprendido por Rafael Correa es un sistema dictatorial que sólo ahora empieza a ser descubierto entre frases vagas y lirismos. Es por eso que vamos a analizar la entrevista al mentalizador de este sistema Heinz Dieterich realizada por Diario El Comercio: ‘Nadie sabe qué es socialismo del s. XXI’ (comentarios en azul)

Ud. dice que, en esencia, el socialismo del siglo XXI es la capacidad de que la
mayoría participe en las decisiones, ¿cómo se logra eso?

Cuando se habla de la democracia participativa o del socialismo del siglo XXII no hay recetas simplistas y lleva su tiempo. A más de hacer las cosas gradualmente, hay que entender la complejidad de cambiar la democracia política y la economía. Se necesitan condiciones y preparación de la gente.

El gradualismo para generar las condiciones implica lo que se ha visto en Ecuador y Venezuela durante décadas: un paciente trabajo de adoctrinamiento mediante la educación pública, copamiento de los medios de comunicación y la academia. Respaldo político a toda iniciativa estatista venga de donde venga como la Ley Financiera enviada por León Febres Cordero apoyada por Rafael Correa en su momento por estatizar el crédito y el ahorro. El camino así ha sido empedrado para que un caudillo termina de pavimentarlo con este socialismo.

¿Quiere decir que la gente debe estar convencida de este tipo de socialismo?

Necesitan conocer la propuesta. Eso tiene que realizarse en un debate democrático. No se pueden hacer las cosas por imposición, como en revoluciones pasadas.

Desde luego esta es una mentira muy obvia, el pasado reciente de Bolivia, Ecuador y Venezuela nos da cuenta de toda clase de atropellos a leyes y constituciones, de censura y ataques a la prensa, de fraudes electorales y estatutos mañosos, de confiscación de empresas y de mecanismos autoritarios como controles de precios y monopolización estatal de servicios.

¿Cómo se practica esa democracia participativa?

Tiene diferencias significativas con la democracia burguesa, que se limita a la relación política y olvida la económica, cultural y militar. Una democracia participativa requiere que las grandes decisiones involucren a la gente.

Lo que Dieterich llama “democracia burgesa” o democracia liberal es un concepto no aplicado en nuestros países porque la relación política efectivamente trasciende lo económico, cultural y militar, cuando en realidad la democracia liberal conceptualmente intenta evitar este copamiento gubernamental en la esfera social. Nótese como las democracias latinoamericanas poco o nada liberales han intervenido en la economía devastadoramente imponiendo controles de precios, impuestos, empresas públicas, regulaciones limitantes, burocracias costosas y corruptas, y usualmente, coartando las libertades civiles al mismo tiempo que empobreciendo a la gente. La democracia liberal brilla por su ausencia mucho antes de que Hugo Chávez llegue al poder, pues adecos y copeyanos nada hicieron en favor de las libertades civiles o económicas y mas bien sembraron el campo que luego cosechó Hugo Chávez. Lo mismo puede decirse de Ecuador donde la derecha e izquierda jamás eliminaron impuestos ni cerraron burocracias, no redujeron regulaciones ni eliminaro controles de precios, no abrieron mercados ni privatizaron las empresas estatales. Rafael Correa sólo está cosechando la siembra de largas décadas de estatismo.

¿Cómo se canaliza?

Por ejemplo, a través del presupuesto participativo. La idea es que se debata sobre el uso de los recursos y en un plebiscito se vote por una propuesta. El tema es complejo, por eso es necesario que se dé clases de economía. El mismo Gobierno debe dar clases.

En suma, las decisiones sobre el presupuesto no variarán demasiado, hoy y mañana una vez instalado el socialismo el presupuesto se conformará de acuerdo a los grupos de privilegio que más griten y más músculo político tengan, se mantendrá el mercantilismo de siempre del que lucrarán la burocracia, los sindicatos, los partidos y movimientos afines y los empresarios “en la nómina”. Quienes producen los recursos que luego es confiscado mediante impuestos por el Estado poca o ninguna influencia tendrán en la toma de decisiones. Jamás las víctimas de los ladrones tienen voz y voto sobre sus pertenencias robadas.

¿Quién garantiza que no sea un adoctrinamiento?

La instancia que imparte legítimamente la educación está bajo la responsabilidad legal y ética.

La legitimidad se presume otorgada por la legalidad, es decir -y según Dieterich- si la ley dice que un sistema educativo es “legítimo” sólo este estará podrá ser reconocido como tal (ignorando toda la diversidad posible en oferta educativa). Aquí ya no hay mucho por hacer, el sistema educativo es desde hace mucho tiempo un sistema de adoctrinamiento “legitimado” por la ley mientras que la educación privada está sobreregulada a tal punto que ya no se puede hablar de educación privada, los costos y los programas educativos hace rato dejaron de ser fijados por los propietarios, hoy son fijados por el Estado.

¿Dónde se practica el socialismo del siglo XXI?

En este momento no hay una sociedad socialista. De hecho no ha existido en la época moderna. La URSS no tenía las condiciones objetivas. Para una planeación económica democrática se necesita de informática e Internet.

¿Y cuales son las condiciones objetivas? yo responderé cuales son: primeramente la existencia de un sistema económico mixto que ha permitido cierto capitalismo pero al mismo tiempo un Estado creciente que va asfixiando con impuestois y regulaciones a los ciudadanos cual perversa anaconda. Las condiciones objetivas incluyen el copamiento del socialismo en el ambiente de ideas como vender la idea de que “el robo es legítimo si lo hace el Estado”, también incluye el sistema de adoctrinamiento vía educación pública.

Logrado lo anterior como en Bolivia, Ecuador y Venezuela, basta la emergencia de un “caudillo carismático” que dispare el proceso de imposición del socialismo mediante asambleas constituyentes disfrazadas de legitimidad que exigen que el caudillo las cope mayoritariamente aunque sean necesarios fraude electoral, censura de la prensa, amenaza y chantaje. Que la historia juzgue si me equivoco

La última frase de Dieterich es un chiste, puesto que informática e Internet así como cualquier otro invento sólo son posibles en economías de mercado. De modo que el socialismo que pretende reemplazar a lo que queda de capitalismo a final de cuentas depende de éste, el socialismo no puede ser implementado si primero no existe un capitalismo creador e innovador. ¿Cómo puede robarse lo que no ha sido creado? ¿cómo puede utilizarse algo que no ha sido inventado? no, no se puede, primero debe esperarse que el capitalismo produzca e invente para luego atracar lo que ha creado.

¿Por qué países europeos que tienen esas condiciones no aplican este
sistema?

Falta voluntad política para democratizar la economía.

Se equivoca Dieterich, la Unión Europea es un peligroso paso hacia un gobierno europeo centralizado e hiperegulador, sólo que la estrategia socialista en Europa no va hacia la confiscación de empresas sino de sus productos. Las empresas son privadas pero los altos impuestos mantienen funcionando la burocracia europea y financiando toda suerte de privilegios como los fondos asignados a ciertas industrias, las regulaciones que protegen industrias europeas frente a los productos del tercer mundo o las asignaciones hacia el cine europeo. El estatismo mercantilista europeo es similar al de Ecuador aunque mucho más organizado, tan bien organizado que nadie lo llama corrupción.

¿Qué países sí tienen esa voluntad política?

La mejor opción está en Venezuela. Hugo Chávez asumió el proyecto de una sociedad poscapitalista. Debe dar el paso clave.

¿Cuál es?

Probar en alguna empresa estatal la nueva teoría de la contabilidad del valor en sustitución de la contabilidad de costo.

Sobre esta cosa absurda ya demostramos aquí mismo que no se ciñe a la realidad. También lo ha demostrado Gabriela Calderón en su columna de El Universo, Gonzalo Maldonado Albán
y Marco Arauz Ortega en El Comercio.

¿A qué se refiere?

Si se quiere una economía más justa, hay que encontrar una valorización objetiva de los productos. Todo producto requiere de una cantidad de tiempo. Entonces, este sería el criterio. Hasta que no se aplique, no hay socialismo.

No se pueden encontrar valoraciones objetivas de productos porque toda valoración es personal, las valoraciones son tan diversas como el número de personas, cualquier asignación de valor que se imponga ideológicamente es vertical y autoritaria porque margina a millones de otras preferencias personales. Es por esto entre otras cosas que el socialismo es una ideología autoritaria, deja de lado lo que piensan las personas para imponer una “valoración objetiva” nacida del consenso de una camarilla gobernante.

¿Qué pasa con las preferencias sobre bienes y servicios?

Las preferencias de la gente son averiguadas o inducidas por las grandes empresas. Eso sería diferente si la gente decide. Si dice que la necesidad más importante es vivienda, se invierte la riqueza en esa área. Luego están los productos de consumo y el estándar de vida. Hay que decirle a la gente que ecológicamente no hay recursos para que todos tengan el nivel de vida de los Estados Unidos.

Argumento inconsistente, las preferencias de las personas son averiguadas e influídas por las empresas y por las personas que nos rodean pero esto no implica una imposición de preferencias, no en una economía de libre mercado donde efectivamente la gente decide libremente, y en donde en realidad son los consumidores los que influyen con sus preferencias las ofertas de productos, las empresas grandes y pequelas sólo pueden producir lo que los consumidores quieran adquirir, las empresas pueden ofrecer e incentivar el consumo de un determinado producto pero la masa de consumidores bien puede no estar interesada y el producto no sale a los escaparates. La economía de mercado es profundamente democrática porque permite la elección diaria de distintas opciones de consumo y son los consumidores con sus preferencias los que van regulando la oferta de bienes y servicios.

La última frase de Dieterich es falaz, pues el capitalismo no es un sistema de predación sino de producción. Si paramos las labores productivas y buscamos el sustento en lo que produce la naturaleza en el campo y en el mar, la sostenibilidad de la vida en el planeta quedaría gravemente vulnerada, en pocos meses habríamos devastado todo bosque y liquidado toda la fauna marina porque la caza y recolección sin producción son insostenibles para el alto número de seres humanos existentes.

Entonces ¿su socialismo propone que el estándar de vida se nivele hacia abajo?

No necesariamente. Un estándar de vida anti-ecológico no garantiza el futuro del planeta. La decisión de modificarlo debe ser decidido por la gente. El Gobierno no debe decir que los jóvenes no deben tener coche por ser un lujo; deben decidirlo los jóvenes.

El capitalismo es sostenible porque las personas aprovechan los recursos del planeta los mezclan con energía y genera múltiples productos en mayor grado y velocidad que los que produce la naturaleza. Las labores productivas lograron el reemplazo de la recolección por la agricultura, la cacería por la ganadería, la pesca por la acuicultura, la quema de bosques por la industria petrolera, etc. Dañar el sistema de libertades económicas que incentivan la creatividad y el progreso creciente ponen en riesgo la sostenibilidad del planeta. Erosionar el capitalismo es incentivar el regreso a actividades predatorias no productivas causando un grave deteriorio ambiental.

En Brasil y Chile hay gobiernos socialistas, ¿van hacia su teoría socialista?

Hay un problema de nomenclatura. Dar becas a estudiantes o salud gratuita no es socialismo.

Sí es socialismo, cuando se quita el dinero para darlos a otros hablamos de socialismo, cuando las actividades personales están obstaculizadas por el gobierno hablamos de socialismo.

¿Qué son Chile y Brasil?

Son países con economía de mercado. Pueden tener una política de bienestar o desarrollista.

Es decir una economía mixta: mitad eficiencia del mercado y mitad incompetencia del Estado.

¿Por qué en Chile la pobreza baja y en Venezuela sube?

Hay que ver los tiempos que han estado los gobiernos. Chávez recién pudo reconstruir la economía a fines del 2003. Desde ahí bajan los índices sociales.

No explica por qué en el Chile menos estatizado la pobreza baja.

¿Hay propiedad privada en el socialismo del siglo XXI?

En las primeras fases va a ser una economía mixta, con propiedad productiva del Estado, propiedad cooperativa y propiedad privada.

Como actualmente ya es Ecuador donde tenemos empresas estatales ruinososas junto con empresas privadas reguladas.

¿Qué ocurre al final con la propiedad privada?

Los frutos del esfuerzo económico nacional son para todos y no una acumulación de riqueza.

En otras palabras el fin de la propiedad privada, empezando con la confiscación de las principales empresas, luego irán las medianas y finalmente los pequeños negocios o “cuentapropistas” como se llaman en Cuba. Al desaparecer la propiedad privada desaparece oficialmente el sistema de precios libres creando escasez creciente de productos en número y variedad porque el cálculo económico se vuelve imposible. Nadie puede disponer de su futuro porque todo bien y servicio es propiedad del Estado ofrecido en cada vez peor manera y mediante autorización gubernamental, nadie podrá tener bienes y servicios si quiere o puede sino si el Estado quiere o puede, los bienes e incluso los hijos y la vida misma ya no le pertenecen a nadie sino al gobierno, el gobierno dicta que puede o no hacer cada persona, que pensar y qué leer, incluso qué carrera estudiará o en qué lugar puede vivir. Se vive sólo si el Estado así lo quiere pues arbitrariamente puede disponer de cárcel y paredón para los opositores.

¿El Gobierno ecuatoriano se enrumba en los principios del socialismo del siglo XXI?

Ecuador requiere un proceso de recapitalización y reconstrucción.

No quizo decir que si porque “ya soltó la sopa” con su última respuesta que implica el fin de toda libertad mediante el socialismo del siglo XXI.

¿Qué señal le hace pensar que la mayoría del Ecuador quiere este socialismo?

La mayoría no puede decir si lo quiere o no porque nadie sabe qué es. Hay mucha confusión. Apenas ahora se está perfilando que el socialismo del siglo XXI es un problema de la democracia real y de la cibernética. Como ni en las universidades se ha asimilado la nueva teoría, la población tampoco está informada.

Exacto, se vale de la buena fé de la gente para implantar un programa dictatorial bien mercadeado abusando de las expectativas de las personas.

Anuncios

4 comentarios sobre “Marx está vivo.

  1. Estimados compatriotas, lei la entrevista, que me parecio u gran desperdicio de papel por parte de El Universo, este es un hombre que no tiene idea de lo que esta hablando, ha escrito un cuento de fantasia y los comunistas Latinoamericanos, que por alguna razon aman cualquier verborrea que venga de algun ario ojos azules, han hecho eco de este cuento como si fuese el oraculo de la verdad. Que como viene de Alemania y ha trabajado mucho y no se hizo rico, ahora ataca a la mano que lo alimento. Alemania esta rica por el trabajo, proteccion a la propiedad privada e inversion extranjera. Gracias a estos dineros han podido dar escuela gratuita, medicina, etc. Ecuador no podra llegar nunca a eso si no se enriquece primero. Que pena que nuestra prensa publique estas barbaries en lugar de publicar a verdaderos escritores como Vargas Llosa, Plinio apuleyo y demas personajes latinoamericanos que si han vivido toda su vida sudando en la lucha de rescatar a Latinoamerica, al principio contra el capitalismo, luega al madurar corrigieron y ahora defienden el derecho a la propiedad privada y la importancia de los derechos de las personas.

  2. que eres loco,eres maricon o eres el diablo? si te gusta la junai y quieres seguir en la mierda largate alla. Nosotros si queremos cambios con una nueva y dierente opcion que mientras mas socialista es ma social. Si no quieres no publiques pero ya sabes que todo perro tiene mala muerte. gil.

  3. jajajja, Me encanta la junai y he visitado Venezuela y otros países. No tengo el gusto de conocer Cuba lamentablemente pero no voy porque no me dejarían salir seguro y por eso no quiero el camino de Chavez o de trasnochados como Dietrich. Por que no te vas tu a Cuba si tanto te encanta las ideas de Dietrich? Acaso tienes miedo?

  4. No es que sea o que quiera ser comunista porque eso dan a entender en las aclaraciones a la entrevista. Creo que en la constitución se ha dejado claro lo de la propiedad privada no me van a quitar mi vaquita o mi otra casa. Pero el libre mercado que se aplica al país deja mucho que desear como un ejemplo la porquería de televisión Nacional o pública que se veía, los servicios financieros que para dar un préstamo hay que tener de donde o quien responda. Vivimos otra realidad señores si por la comodidad que tenemos queremos seguir igual creo que no es una respuesta al futuro. El futuro se lo hace entre todos y para todos.

Los comentarios están cerrados.