Doctrina Social de la Iglesia

El Dr. Nicolás Parducci Sciacaluga escribió un artículo de opinión sobre el tema luego de haber escuchado al Dr. Gabriel J. Zanotti. Nuevamente gracias al IEEP, adjunto la siguiente entrevista realizada por el Ec. Carlos Molina al Dr. Zanotti en Tribuna Liberal. Al final el artículo del Dr. Parducci.

La Doctrina Social de la Iglesia con el Dr. Gabriel Zanotti

escrito por IEEP
miércoles, 25 de julio de 2007

El Dr. Gabriel Zanotti nos explica sobre la Doctrina Social de la Iglesia y sus principios, los cuales se encuentran estrechamente ligados con la economía de mercado y no con la socialización de los bienes de producción o socialismo.

Fuente: Archivos del IEEP
Modificado el (miércoles, 25 de julio de 2007)

¿Ahora sí DSI?
por Nicolás Parducci El Universo
miércoles, 25 de julio de 2007

Con alegría recibí varias invitaciones de ex alumnos para escuchar exposiciones del profesor y autor argentino Gabriel J. Zanotti, realizadas con la aquiescencia de la Jerarquía de la Iglesia y el apoyo de organizaciones no gubernamentales (ONG), como el Instituto Ecuatoriano de Economía Política y Cordes.

Al concurrir, tuve la satisfacción de oír varias importantes intervenciones y la del doctor Zanotti sobre ‘La Economía de Mercado’ y ‘La Doctrina Social de la Iglesia (DSI)’.

Explicó muy bien por qué él considera que no hay oposición entre ambas, mediante un interesante ejercicio intelectual, que denotó sus amplios conocimientos y su posición como católico laico, en una temática bastante desconocida entre nosotros.

¿Por qué varias generaciones de políticos, líderes sociales, gremiales y populares se han visto privados de una adecuada formación para defender mejor la dignidad de las personas, la primacía del bien común, el principio de subsidiariedad, la función social de la propiedad y la justicia salarial, por ejemplo?

¿Qué le pasó a la Iglesia católica del Ecuador –clero y seglares–, que incurrió en tan grave omisión al no impulsar su presentación y aplicación?

Al concedérseme la palabra, expuse mi testimonio, citando tres hitos:

-Al hacer su tesis, previa a su grado de Doctor en Jurisprudencia, José Gómez Izquierdo, de venerada memoria, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, colocó la “cuestión social” sobre el tapete del análisis y la discusión.

-A poco de iniciar sus labores la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, en 1962, su decano fundador de Jurisprudencia, el doctor Héctor Romero Menéndez, extraordinario maestro, introdujo la DSI en la carrera de Derecho, denominándola Economía Social.

-Pupilo de JGI y de HRM, mientras estuve en el Consejo que administra los posgrados en la referida UCSG, hace varios años, propuse y obtuve una resolución para que siempre se explique la DSI en todos los cursos de ese nivel. Para algo es católica.

Como sabemos: Pepe Gómez, ya sacerdote, “vino a los suyos y los suyos no lo recibieron”; no se nota que los ex alumnos de Jurisprudencia de la UCSG, de casi 45 promociones, hayan gustado, vivido y aplicado la DSI; y, hasta donde he podido conocer, no siempre se la explica en los posgrados de esa Universidad.

Por todos estos antecedentes, manifesté que nuevamente me ilusionaba con la posibilidad de difundir la DSI.

Para los que se interesen en saber, por ejemplo, si gobiernos nacionales o locales aplican los principios y criterios de la DSI, les sugiero que adquieran su Compendio, hecho en el Vaticano y editado en Quito por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

Particularmente me gusta y me parece muy útil su índice analítico que, en 221 páginas, nos pone directamente en contacto con el tema que nos interese abordar.

Aprender a interpretar los acontecimientos y a formular un futuro mejor, con justicia, en paz y de acuerdo con nuestra fe, es un don inapreciable, que no deberíamos rechazar.

¿Conoceremos y aplicaremos, ahora sí, la DSI?

¿Sería tan amable en darme su opinión?

Anuncios

Un comentario sobre “Doctrina Social de la Iglesia

  1. Estimado Alex, las cosas son claras, para aquellos que hemos viajado y nos hemos dado cuenta de como son las cosas en otras partes. El grave problema es que estos mentirosos y oportunistas tienen buena labia y suena bonita hablar de Cristo (como lo hacia Abdala, y Chavez) y decir que Cristo y la Iglesia quieren que repartamos las riquezas y que todos tenemos derecho a cruzar un puente o tirar basura, despues de todo los derechos son para ricos y pobres. Pienso que algo que ha ayudado a estos mequetrefes es la forma en que muchos curas, obispos, salen en las paginas sociales en fiestas e inaguraciones de locales pertenecientes a grandes ricos ladrones. Esto ha alejado a la Iglesia y ha hecho que estos falsos profetas tengan cuerda.

Los comentarios están cerrados.