La Asamblea y el Rey

Robespierre leía a diario textos de Rousseau y se acuńó la frase "la revolución se come a sus propios hijos". El que siembra tormentas cosecha tempestades. Hay varios mensajes que le piden al presidente rectificación, uno está en El Universo de hoy, El presidente-candidato por Gómez Lecaro. Correa y sus asesores maquiavélicos saben que en Guayaquil tiene su talón de aquiles contra su plan totalitario, la famosa asamblea. Tira la cortina de humo, el desmembramiento de la provincia del Guayas… el fin justifica los medios? Que se trae entre manos. Lo que deja ver Correa es su obsesión caprichosa por la asamblea y podría utilizar todos los medios posibles por llegar a ello, es decir, que se dé la consulta (pactando con quien sea), ganarla (con dinero del estado camuflado por varios canales, ej. el bono, etc.), poner a su gente (comunistas, socialistas e izquierdistas de todo pelaje) y que se haga su voluntad. Diganme que estoy equivocado. La asamblea le dió un emperador a los llaneros, queremos eso?

Anuncios