La resurección de Guayaquil

La página web del Hispanic American Center for Economic Research, en su boletín semanal, hace referencia a un artículo publicado por Carlos Alberto Montaner en Firmas Press sobre la resurección de Guayaquil El artículo en cuestión es muy interesante pues pone en el tapete algo que los monos hemos venido observando en los últimos 10 años. Que estamos esperando para que lo mismo se de en Ecuador?

Anuncios

9 comentarios sobre “La resurección de Guayaquil

  1. En verdad es impresionante la profundísima transformación de Guayaquil, y concuerdo con que esa habilidad de cambio se debería utilizar en implementar iniciativas de la agenda nacional. Creo que en este foro hemos concordado sobre muchos de los puntos necesarios en esa agenda de cambio. Resulta curioso que los mismos facilitadores de los envidiables cambios en Guayaquil han sido tantas veces obstaculizadores de los necesarios cambios nacionales.
    Esto me invita a preguntar: ¿qué aspectos de los sistemas de gobernabilidad que caracterizan a las ciudades bien administradas deberían replicarse en el sistema de gobernabilidad nacional? Para puntualizar el ejemplo y la pregunta, ¿por qué la Municipalidad de Guayaquil ha podido efectuar tan transformadores cambios y el Gobierno Nacional no ha podido hacerlo, aún cuando los administradores han sido en el pasado los mismos?

  2. Creo que uno de los aspectos claves de la administración municipal eficiente fue que para empezar la reconstrucción de Guayaquil el primer pasó fue reestructurar de entrada el municipio cuando León entró a trabajar en el municipio.
    Al principio fue durísimo pero fue el primer paso que le permitió moverse con agilidad despues. Hasta el día de hoy tengo entendido que el municipio tiene una burocracia de no mas de 2500 empleados (Quito mas de 14000 y Guayaquil antes de León mas de 8000).
    Eso tambien significó que tambien se ha ido a lo largo del tiempo modificando reglas, haciendo que el consejo cantonal legisle efectivamente, (no ser simples firmones) y que el municipio se lo maneje con criterio de empresa privada. Buscando ante todo 2 cosas, eficiencia y servicio al usuario, mas que el cumplimiento de las normas.
    Si bien es cierto las normas son importantes, estas no están por encima del criterio de servicio y eficiencia. Si la norma entorpece el servicio entonces la norma no es eficiente. En fin no comentó mas para ver que opinan otros.

  3. Déjenme talvez divido la pregunta en dos:
    1. LFC fue presidente de la República, y el PSC ha estado en numerosas ocasiones conformando mayorías legislativas. ¿Por qué en todas estas ocasiones no ha sido evidente este “criterio de servicio y eficiencia” en la administración nacional? Puesto de otra manera, ¿cuáles son los incentivos tan diferentes entre las administraciones municipales y nacionales que llevan a tan divergente actuar del mismo grupo de personas?
    2. Entendiendo las respuestas a la pregunta anterior, ¿que necesitamos cambiar en la estructura y en los incentivos de la administración nacional para que se puedan replicar los éxitos de las administraciones municipales efectivas? Creo que es importante en el análisis evaluar como siempre propuestas que sean efectivas y al mismo tiempo implementables dadas las realidades del país.

  4. Con respecto a la primera pregunta, eso es algo que hay que preguntarle a León. Es más cuales serán los incentivos para que a nivel local haya logrado lo que ha sido incapaz de lograr a nivel nacional. Me atrevo a suponer que el hecho de que el municipio es una entidad autonoma mas reducida en la cual no hay tantas restricciones en el cambio, la eficiencia es posible alcanzar. A nivel nacional el balance de fuerzas que opinan de manera divergente está tan contrapuesto que lo que se impone sea quien sea quien gobierna es el status quo. Es decir no se hace nada porque nadie tiene el poder de lograr los cambios. Esto si bien en una democracia en la cual los principios de gobierno sean adecuados es una ventaja, en una democracia donde todos los factores institucionales están colapsados es la mejor receta para que las cosas se mantengan en el mismo estado de descomposición.
    Con respecto a la segunda pregunta creo yo que lo importante sería como primer paso transferir responsabilidades a nivel de municipios cosas que son muy dificiles de romper a nivel nacional. Por poner un ejemplo, transferir el ministerio de educación con hatos y garabatos a cada municipio donde haya una escuela pública. Si bien en primera instancia esto sería por así decirlo caótico, el resultado final sería que se rompería el espinazo del control que tienen los sindicatos al haber un solo ministerio de educación. Luego a nivel municipal, cada municipalidad decidiría de la manera que consideren mas conveniente como hacen las reformas educativas. La ciudad B escogería a lo mejor mantener el actual estado de cosas porque lo consideraría eficiente. La ciudad A diría, porque no hacemos una reforma educativa y permitimos los vouchers. La ciudad C decidiría a lo mejor eliminar las escuelas públicas y entregar un subsidio para la educación a las escuelas particulares. De esta manera, distintos esquemas podrían ser ensayados y evidentemente aquellos que tengan mas éxito serían replicados. Prueba de esto es que muchas de las cosas que se han hecho en Guayaquil a nivel municipal y que han tenido éxito, poco a poco otras municipalidades han empezado a copiar. A tal punto que ya no depende de si tienen un lider fuerte o no, si no mas bien de que la población siente una saludable envidia que hace que en sus ciudades de origen se demanden cambios en tal o cual sentido. Ejemplos de cosas que se deberían de descentralizar, autonomizar, o municipalizar serían cosas como las cortes locales, la educación servicios básicos, etc.
    Todo bajo el supuesto de que a nivel público lo mejor es cuando el poder está dividido no cuando está centralizado o consolidado a nivel nacional. A nivel nacional podrían quedar funciones como FFAA (se necesitan realmente?), relaciones Exteriores, Tribunales de justicia superiores, y al legislatura estaría encargada de velar por la constitución y normas y códigos generales, pero se permitiría la existencia del derecho consuetudinario o de costumbres como fuente de derecho y legislación a nivel local y nacional.
    En todo caso creo que hay que empezar a analizar detenidamente todos estos factores y cuales han sido los factores que han logrado el cambio del país a nivel de municipalidades mas no a nivel nacional.

  5. Es innegable que la transformación de Guayaquil no solo es física sino cultural. Como se logró? Por las acertadas administraciones de los últimos dos alcaldes. Porque pudieron tener todos los aspectos de la administración a su cargo (autonomia), ademas no olvidar que tuvieron a su favor ingresos directos como una parte del impto. 1% a transacciones bancarias, porque eliminaron mafias internas en las instituciones e intereses creados que impiden en general avanzar, entre otros.
    El resultado es una gestión comprometida y efectiva (lo mas importante).
    Pero no nos quedemos solo con el orgullo bien merecido por el progreso alcanzado…mantengamoslo! No dejemos que personas no preparadas traten de aprovechar el trabajo de otros. Evitar, como dice la frase popular, que “vengan a mesa servida”. Es nuestra responsabilidad como ciudadanos guayaquileños evitar que se repitan oportunismos y demagogias.

  6. 1.- El tamaño: Es evidente la diferencia entre administración municipal y nacional… y también las diferentes “dimensiones” de Consejo y Congreso. Los intereses de la burocracia hacen mucho más difícil una administración nacional que una municipal.
    2.- Cualquiera que haya conocido Guayaquil, 12 o 15 años atrás, sabe que lo más importante no es el malecón 2000, el del salado o el forestal, las plazas o los adoquines, la Avenida portete o cualquier otra obra, lo realmente importante que ha hecho que todo cambie ha sido, como decía doña G. Gallardo cuando era Socialcristiana (para los que no lo sepan acaba de candidatizarse por el PRIAN !!) el que se le devolvió al guayaquileño “la oportunidad” y “el orgullo” de ser guayaquileño. Yo era de los que pensaba (mea culpa!) que Guayaquil había que destruirlo y volverlo a hacer, (y de paso acercarlo un poco más a Salinas). Es que la apatía, el quemeimportismo se podía cortar con cuchillo. Ese es el verdadero éxito de las tres administraciones municipales socialcristianas (y ojalá el 17 de octubre lo ratifiquemos)
    Y sí se puede copiar, Loja lo ha hecho bastante bien, Cuenca, y algunos pequeños municipios. Ya sé que la idea no es sòlo copiarlo, sinó “nacionalizarlo”.

  7. EL MEJOR LEGADO ES EL SISTEMA
    El mejor legado de LFC y Nebot no han sido los malecones, plazas, agua potable, redes de salud, pavimentacion, limpieza y ordenamiento de una ciudad que era un gran mercado. El gran logro es un sistema que vivira para siempre. Un sistema que toma los fondos de los impuestos, los hace obras para el beneficio. Un sistema que ordena las propiedades y evitamos problemas como los de Esmeraldas (donde un edificio nuevo de 14 pisos puede ser demolido pues esta sobre una calle, sapada, ignorancia o falta de organizacion quien sabe). El nuevo Guayaquil cuenta con el regsitro de la prpiedad mas moderno, conectado al Municipio para evitar sapadas.
    Este es el mejor legado. Es ahora deber de todos mantenerlo, evitar que se engorde mucho o que se debilite. El Ecuador no tiene eso, el estaod es una gran Mafia, hay que hacer ahi lo que se hizo en el municipio, ordenar, legalizar, crear sistemas que vivan. Por que hay empresas exitosas, no es por los individuos, es el sistema que una vez creado mantiene a la empresa.

  8. No creo, cuidado nos confiamos en que el sistema lo puede todo, o que vivirá por siempre. Si eso fuera así, bastaría llevarlo por todo el Ecuador, y acabemos este post por que el problema está resuelto. No, no, lamentamblemente todavía podríamos (el voto no lo permita !) tomar los impuestos y llevarlos a Kennedy Norte o Panamá. El Municipio, como todo empresa, necesita de una cabeza que tenga bien claro a dónde quiere llegar, y sepa apuntar todos los tiros hacia allá.

  9. Es impresionante el aritculo sobre la modernizacion de Guayaquil, ciudad que por cierto visite a mediados de Octubre del presente año 2.005 y realmente estoy de acuerdo con el reportaje, mis amigos del grupo y Yo nos quedamos impresionados desde que llegamos a Guayaquil, ahora con su moderno y renovado aeropuerto, luego nos enteramos que estan construyendo otro moderno edificio a pocos metros de distancia con muchisimos mas servicios, la ciudad ha dado un giro por completo de 180 grados realmente es otra ciudad, y todo se ve impecable Como lo hacen los Guayaquileños? Seguramente se lo deben a la constante inyeccion de optimismo de su alcalde y al deseo de sobresalir que tienen los Guayaquileños….Bien por ellos, ojala que este sea un ejemplo a seguir de toda latinoamerica para poder REGENERAR nuestros respectivos paises…!!

Los comentarios están cerrados.