Roberto Gilbert

Una mancha negra o creciente lunar de bordes irregulares en mi rostro me indujo a un examen en Solca. El resultado, afortunadamente, no fue melanoma maligno. Pero me salió una grave afección en la vesícula.

Por otro asunto, pero con los exámenes en la mano, acudí a donde Roberto  Gilbert a requerir de él su autorización para reponer, por mi cuenta, el nombre de mi padre Pio López Lara en el Complejo Deportivo que lleva su nombre y  cuyas letras, por falta de mantenimiento, se habían caído del muro de la calle Cuenca.  Su inmediata reacción fue ordenar su reposición por cuenta de la Federación, pues según él era lo pertinente.

Al  observar los exámenes en mis manos, y ver resultados, me dijo. Esto es una emergencia. Mañana te opero. Y así fue. Excelente. Su acción quirúrgica y el post operatorio fueron estupendos. Los protocolos de cumplimiento en su Clínica Guayaquil están a nivel internacional.

Recapacité  y recordé,  entonces,  al amigo en su real dimensión. Sencillo, afable, dinámico, cordial. Versátil. Observé su proceder meticuloso y enérgico, exigente y firme para que el orden, limpieza y responsabilidad sean la tónica de sus colaboradores. La salud y la vida son sus prioridades. De su trabajo científico no cabe duda.

Y de su experiencia activa en los deportes, practicó básquet, futbol, tiro práctico, beisbol, esquí acuático, karting, gimnasia olímpica y fuerabordismo que han sido su pasión y relajante, son proclives a la eficiencia de su accionar científico como cirujano.

Este amigo, que fluidamente  habla castellano, inglés, francés, alemán  e italiano .realiza operaciones gratuitas y atención en una Fundación que lleva su nombre y de la que se benefician cientos de niños de familias pobres que además practican deportes e integran equipos. Aprenden a ser deportistas y ciudadanos de bien.

Ejerce  un dinámico voluntariado del deporte. Sus proyectos de gran impacto social van de la mano con el ejercicio de la dirigencia amateur en la Fedeguayas. Es su Presidente. Ha realizado  como directivo cursos vacacionales gratuitos para incentivar el deporte en la juventud. En su gestión miles de niños y jóvenes reciben sin costo uniformes completos.  Profesores especializados  monitorean los cursos para seleccionar los talentos juveniles que serán enrumbados en las variadas disciplinas deportivas.

La Federación Deportiva del Guayas, en su administración, ha realizado labores silenciosas pero profundas y de enorme repercusión social. Gilbert está fraguando al deporte del futuro.  Y en su gestión como dirigente deportivo  siembra y motiva los elementos básicos de la conducta.   Mente sana en cuerpo sano. Y, en la competencia, el juego limpio (fair play).  

 

Persona Non Grata

Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen, pierden el respeto. Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799).

Desde la primera presidencia en el 2007 hasta esta segunda en el 2009 se ha venido observando por parte del gobierno de turno continuas arremetidas contra instituciones guayaquileñas que prestan mejores servicios teniendo gran acogida, yendo desde el registro civil hasta el alma mater del actual mandatario, la Universidad Católica de Guayaquil. Estatizó el diario El Telégrafo (ahora produce pérdidas y ni regalado lo leen) y arremete cuando tiene oportunidad contra el diario El Universo. Propició el odio contra la ciudad por parte de grupos peninsulares respaldado por un decreto “separatista” liderado por un guayasense enfrentando a dos regiones (a pesar de estar en desacuerdo, firmó el decreto, ¿porqué?, ¿por votos?). Se pudo ver en imágenes como se pasaban por testículos y trasero la bandera de Guayaquil… ¿levantó el autoestima de quienes lo hicieron? ¿viven mejor ahora?

Se ha irrespetado a la mujer no solo guayaquileña sino a jóvenes estudiantes y hermanos ecuatorianos que inclusive viven en el extranjero con epítetos como: “vieja pelucona”, “loca pelucona”, “majadera”, “por idiotas como tú”, etc. Nada valiente y varonil hacerlo escudado por el poder, con guardaespaldas y chaleco antibalas. A Jaime Nebot lo he visto llegar al aeropuerto J.J. Olmedo de Guayaquil con su guayabera y unos pocos allegados. El mismo Rodrigo Borja en su libro “Recovecos de la Historia” cuando ocupaba la presidencia comenta: “[…] solía cerrar mis despacho cerca de las doce de la noche […] y con una cierta frecuencia, […] salía a caminar por las viejas calles cercanas al Palacio […] Lo hacía absolutamente solo”. Unos periodistas colombianos queriendo comprobar aquello lo interceptan para decirle: ¡En Colombia esto sería impensable! (pág. 304-307, 1era. Edición, 2003).

La inseguridad actualmente ha repuntado, coincidentemente en este gobierno y luego de las interpretaciones de robo y hurto que se dieron en las reformas al Código de Procedimiento Penal y Código Penal, vigentes desde el 24 de marzo de 2009. Para ciertos políticos el actual tema de inseguridad antes era una simple “percepción” para pasar a un “aparente auge delincuencial”. Estas personitas hacen recordar al refrán: Haga trabajar a un político, ¡no lo vote! Las denuncias de negociados en los pativideos, los diputados de alquiler (o de los manteles), el ministro de los diezmos, guerrilleras extranjeras liberadas, el caso Chauvin, denuncias de contratos a dedos con el pretexto de las emergencias, caso tragamonedas Invermun, entre otros, pasan como si nada, no hay detenidos, haciendo recordar otro dicho: ¡No robes. El Gobierno odia la competencia!

En la capital Su Majestad ya obtiene resistencia cuando la mandante Verónica Acosta le pidió al mandatario que trabaje, que ya se acabó la campaña, éste le respondió “vieja pelucona” ; otro en cambio hasta le hizo “un ademán” cuando pasaba su comitiva, pero enseguida al ciudadano mandante lo estuvieron persiguiendo para meterlo preso por ofender a Su Majestad. En Guayaquil al menos un grupo cívico se les acabó la paciencia declarando persona no grata al presidente Rafael Correa Delgado. Resultado: dos dirigentes de aquel grupo detenidos y ¿acusados de qué?, de “separatismo”. No por algo se meciona que en el país tenemos persegidos y ahora presos políticos. Se pretende sembrar el terror como política de estado como siguiendo el librito Il Principe (1513) de Niccolo Machiavelli. Cuando el respeto se lo quiere imponer, en lugar de ganárselo, algo anda mal. ¡Lamentable!

Habría amado la libertad, creo yo, en cualquier época, pero en los tiempos en que vivimos me siento inclinado a adorarla. Alexis de Tocqueville

Guayaquil, ciudad libre

Diario Expreso

“Tenga cuidado con los carteristas. No tiene atracciones turísticas.
Solo sirve como trampolín para llegar a las Islas Galápagos”.
“Los visitantes sólo se quedaban lo necesario en la ciudad, abandonando
la seguridad de su hotel, para abordar el avión”. En 1991, así se
hablaba de Guayaquil en libros y guías turísticas del Ecuador, comenta
Joyce Gregory Wyels quien, con el fotógrafo Victor Englebert, publica
un extenso reportaje de ocho páginas, a todo color, en la revista
“Américas” que, por octubre 2008, edita la OEA en su 60 aniversario y
que me obsequiaron en mi reciente visita a Arlington (Virginia)  y
Washington DC. 
                   
Pero desde 1992, León
Febres Cordero de Alcalde y del 2000, Jaime Nebot Saadi, quien le
sucedió, hacen que Guayaquil, el mayor centro comercial, industrial y
financiero del Ecuador e importante puerto marítimo del Pacífico sur,
cambie radicalmente.

La revitalización urbana limpió los decaídos barrios, transformó el
aeropuerto, (entre los mejores del mundo), reforzó la seguridad
y convirtió a Guayaquil, de un ruinoso puerto marítimo, en una moderna
metrópolis.   
                   
Se decía que era una guarida de ladrones, con la seguridad policial
ineficiente. No había alumbrado eléctrico adecuado. Las líneas
eléctricas y telefónicas desaparecieron bajo tierra. Construyó túneles
y remplazó el obsoleto sistema de transporte urbano por otro de
tránsito rápido (Metrovía).
                   
No fue una mera modernización cosmética de parques y construcción de
nuevas atracciones turísticas. Es una rehabilitación de la
infraestructura de la ciudad, calles, veredas, soportales y de las
redes de alcantarillado, mejorando la provisión de agua potable.
                   
El Malecón 2000, antiguo Simón Bolívar, es ahora un agradable paseo de
tres km. de extensión, que invita a caminar, cenar y pasear a la vera
del río Guayas. Los restaurantes y los negocios alternan con jardines,
monumentos, obras de arte, zonas recreativas, con un complejo teatral
adyacente y un museo de primera categoría. Los padres columpian a sus
hijos en el parque y frente al río se practica el tai chi.
                   
Nebot construye Puerto Santa Ana. Recicla la antigua cervecería y, en
Las Peñas donde nació la ciudad, crea hoteles, viviendas, restaurantes,
tiendas, museos dedicados a la música, el fútbol y la cerveza. El
ruinoso Mercado Sur es ahora un lujoso Centro de exposiciones, con una
plaza de artesanos y el Palacio de Cristal. Ahí levantará otra terminal
de pasajeros mejor que la modernizada del norte.
                   
Por TV introdujo el programa “Aprendamos”, para un millón de
espectadores, con cursos de computadoras, manejo de comidas y
civismo. El Museo Antropológico y Arte Contemporáneo (MAAC) entre Las
Peñas y el Malecón contiene 50.000 artefactos que datan de 8.000 años
a.C. al 1.400 d.C., con exposición de 10.000 años de la cultura
Valdivia. 3.000 obras de arte, “Cultura para todos” y “Vivir el arte”
que educan a miles de niños y adultos de todo el país.
                   
Koffi Annan, ex secretario de la ONU, en visita el 2003 a Guayaquil,
elogió la visionaria planificación y vibrante economía que, según el
diario El Mundo de Madrid, debe ser imitada.
                   
Decenas de obras, nunca antes programadas ni jamás
realizadas en Ecuador, son la mayor fuente de libertad y trabajo de
inmigrantes azuayos, cañarejos, chimboracenses, orenses, esmeraldeños,
manabitas, rioenses y gente de todo el país, que Guayaquil absorbe y
ampara, mejor que en sus lugares de origen, pero  igual, sufren los
embates del centralismo. 
                   
Por eso mi padre cantaba: “Guayaquil, ciudad libre, de hermanos siempre
fuertes, por ti siempre daremos nuestra vida y amor. Por Guayaquil
invicto y por la Costa toda, el alma entregaremos con nuestra fe y
pasión. Aquí estamos nosotros la juventud porteña dispuestos a la lucha
por la federación”.

Salud GUAYAQUIL en tus fiestas

Fundada el 25 de Julio de 1535, aunque dicen que fue el 15 de agosto de 1534. Tu independencia fue el 9 de Octubre de 1820, con José Joaquín de Olmedo. El gobierno guayaquileño con 1.500 hombres se unió a los ejércitos gran colombinos logrando la emancipación de la Real Audiencia de Quito el 24 de Mayo de 1822 en la Batalla de Pichincha, donde flameó la bandera celeste y blanco. La misma que se restregaron por los genitales cuando por motivos políticos la provincia del Guayas era desmembrada. Luego de que la ciudad fuera desatendida por el Estado en la década de 1980, a partir de 1992 nace un nuevo Guayaquil gracias al municipalismo, recibiendo reconocimientos de sus habitantes y a nivel mundial, como el Aeropuerto de Guayaquil: el mejor aeropuerto de América Latina según la prestigiosa revista BusinessWeek.

El Aeropuerto de Guayaquil


http://youtube.com/watch?v=7DvLf2WHqmw&feature

Construir toma mucho tiempo y esfuerzo, pero destruir es fácil y rápido. Y hay mucho por seguir construyendo. En la Constitución de Montecarlo Montecristi de 444 artículos en sus 152 páginas hay 50 citaciones sobre “gobiernos autónomos”. Artículo 269, 4: “Asignar las competencias residuales a favor de los gobiernos autónomos, excepto aquellas que por su naturaleza no sean susceptibles de transferencia”. Sobre la centralización (Diario Expreso) el Alcalde de Guayaquil Jaime Nebot dice: “ Existe una recentralización, porque se va a volver a centralizar el Registro Civil, los aeropuertos. Hoy tenemos menos Estado y más municipalismo y la propuesta es más Estado y menos municipalismo”. ¿Mágica y misteriosa coincidencia?, justo el día de hoy que se entrega el acta de nacimiento de la constitución socialista centralista hiperpresidencialista, se celebran 473 años de Fundación de Guayaquil Independiente. En lugar de minimizar y pretender acabar la gestión del puerto principal, provechoso sería emular el modelo autónomo y de apertura al mundo.

Guayaquil BRT and Public Space


http://youtube.com/watch?v=onSu05ex-MU

Los informales

El gobierno nacional en su constante afán de atacar todo lo bueno que pueda haber en Guayaquil, ha decidido una vez más retomar un tema que aparentemente es bueno y usarlo para sus fines políticos.  El turno es de los informales esta vez.   Nuestros lectores saben que la mayoría de los que escribimos en este blog tenemos una orientación de defensa de la libre empresa y mínimas regulaciones gubernamentales así que nuestro comentario va en ese sentido. 

Si bien es cierto simpatizamos con la idea de que el gobierno debe de dejar de intervenir en las transacciones comerciales y de garantizar el derecho a trabajar sin mayores trabas no menos cierto es que la labor de ordenamiento que realizan los municipios tiene que ir orientada en 2 ambitos.  Por un lado intervenir lo menos posible en el desenvolvimiento económico de la población y por otro lado brindar un marco favorable a la resolución de los problemas de la comunidad para beneficio de la misma.

Si el primer factor se viola, el municipio se convierte en la principal barrera para el desenvolvimiento económico de los ciudadanos.  Excesivas regulaciones y permisos llevan al no cumplimiento de las normas y por otro lado tienden a afectar económicamente a sus habitantes.  Por otro lado el no cumplimiento de ser las institución que brinda el marco favorable para los problemas comunitarios, convierte al municipio en irrelevante y que la ciudadanía sufra las consecuencias del caos donde no están bien definidos los límites a la propiedad como las aceras, calles y parques.

En tal sentido si bien es entendible el reclamo de los informales de que se los deje trabajar en libertad sin mayores regulaciones, no menos cierto es que tenemos que preguntarnos porque en primer lugar hay tanto informal en las calles y porque tienen dificultades en ganar aunque sea lo mínimo para subsistir.

En una economía pujante y relativamente desregulada, los informales no dejarían de ser más que una curiosidad típica de una gran metrópoli.  Sin embargo en países del tercer mundo resulta que los informales son un gran porcentaje de la población.  Esto se debe más que nada a la pobreza extrema que obliga a los informales, padres de familia como todos los formales salir a buscar el pan del día de la mejor manera posible a través del comercio.  En este sentido sin filosofar más sobre el tema, el municipio al mismo tiempo que ha ido regenerando la ciudad ha ido proveyendo alternativas a la calle para aquellos que no pueden pagar ni siquiera el alquiler del local mediante la construcción de mercados. 

Nosotros seríamos los primeros en este blog que hubieras salido en defensa de los informales si el municipio al sacar a estos informales de las áreas regeneradas no hubiera permitido por lo menos que estos se establezcan de manera organizada en algún otro lado.  Por el contrario aunque no sea lo ideal ( ya que tampoco debería de ser tarea del municipio) en condiciones económicas adversas y presupuestos muy limitados se ha abocado a crear mercados con todos los servicios con costos muy módicos para los comerciantes.

La otra pregunta que tenemos que hacernos es porque hay tanto informal y esto es culpa de las políticas desarrollistas de anteriores gobiernos y más aún del actual que en vez de abrir el país a la inversión extranjera y a desregular la economía para que la ciudadanía tenga medios adecuados para participar en el mercado de manera formal sigue empecinado en proyectos que tienden a la formación de más informalidad, pobreza y desesperación entre quienes tienen que trabajar en esas condiciones. 

En este sentido es importante notar que si queremos resolver el problema, que enfrenta Guayaquil en estos días la solución no está en destruir todo lo que ha hecho el municipio, so pretexto de libertad para trabajar si no más bien en ver la forma de que los informales sean formales y que la ciudadanía especialmente los más necesitados no se vean obligados a trabajar en las calles por falta de oportunidades económicas o de trabajo. 

Bien hace el alcalde al rechazar el apoyo solapado que el gobierno a través de la policia y agitadores está brindando a incautos comerciantes que creen que la solución de sus problemas económicos es regresar a vender en la calle.  Si no venden en los mercados municipales es porque realmente el país está en crisis gracias al proyecto político del gobierno que solo espanta la inversión, minera, petrolera, capitales locales y quien sabe que más con la nueva constitución. 

No nos dejemos engañar, señores informales no se dejen engañar, el problema no es el municipio en contra de los informales, el problema es mucho más grande, es el gobierno y su socialismo del siglo XXI contra el país entero con un proyecto político que busca convertirnos a todos en mendicantes y solidarios en vez de productivos y empresariales. 

Desafiando al progreso

“El odio como factor de lucha”, palabras que pronunciara Guevara en un “Mensaje a la Tricontinental” se deja entrever en fervientes seguidores. Los mundiales elogios que recibe la ciudad de Guayaquil, gracias a la administración del nominado a mejor Alcalde del mundo, son minimizados y obstaculizadas sus obras por el hecho de ser de la oposición. Un editorialista contrario a las ideas que llama neoliberales describe más en su artículo.

Nebot y el transporte
Por Jorge Vivanco Mendietaexpreso.ec
Mayo 7 de 2008

El poderoso frente que con el estímulo oficial se ha formado contra el alcalde de Guayaquil Jaime Nebot Saadi, trata de minimizar las obras en bien de Guayaquil y aún obstaculizarlas, en una actitud increíble en un gobierno de jóvenes como el actual que, con el objeto de destruir políticamente a un ciudadano considerado de la oposición, y así obstruye una labor de desarrollo de la ciudad más grande y la más poblada del país.

Sigue leyendo “Desafiando al progreso”

Aeropuerto de Guayaquil: el mejor de América Latina

Guayaquil Is Latin America’s Top Airport
[…] José Joaquín de Olmedo International Airport in Guayaquil, Ecuador, won the top spot in Latin America and the Caribbean after major renovations. (The World´s Best Airports by Jennifer Fishbein, February 27, 2008, Travel, BusinessWeek).

Guayaquil_7

Este es el primer ańo en que el Consejo Internacional de Aeropuertos ha creado una clasificación separada para los aeropuertos en América Latina y el Caribe, siendo el Aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil quien se llevara el primer premio a pesar de la competencia del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en San José, Costa Rica, y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El aeropuerto lleva el nombre del poeta guayaquileńo José Joaquín de Olmedo y cuenta con una moderna arquitectura de piedra y vidrio, 13 restaurantes con una variedad de tarifas internacionales, buen comercio, y un elegante sitio web en espańol.

Cuando se hacen bien las cosas…

Exteriores_7

Exteriores

Zona_de_llegadas_7

Zona de llegadas

Como para levantar el autoestima: esta buena noticia aparece en el portal de CRE Satelital

29/02/2008 | 09:57

Entre los más destacados del mundo
Aeropuerto de Guayaquil es el mejor de Latinoamérica
Guayaquil (CRE).-

De acuerdo a una publicación, el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo de Guayaquil es la mejor terminal aérea de Latinoamérica y el Caribe y está entre las mejores del mundo.

En la encuesta anual de la publicación Business Week, denominada Premios por la calidad de servicio portuario, la terminal se llevó la mejor puntuación, después de “grandes renovaciones”.

El estudio se efectuó a 200.000 pasajeros en 90 aeropuertos del mundo y por tercer año consecutivo el aeropuerto Incheon, de Corea del Sur, encabeza la lista.

Las nuevas instalaciones del aeropuerto de Guayaquil, ubicado en la Avenida de Las Américas, al norte de la ciudad, se inauguraron el 27 de julio de 2006.

El anterior local se convirtió en un moderno centro de convenciones, en donde se realizan grandes eventos de todo tipo.

Por: Sandra Morán Castillo